24 de Septiembre de 2018

Opinión

Se sueltan los demonios

Arranca la cacería de los presuntos delegados de la Sección 57 del SNTE...

Compartir en Facebook Se sueltan los demoniosCompartir en Twiiter Se sueltan los demonios

Con la publicación de la convocatoria para el XXVII Congreso Extraordinario de la Sección 57 del SNTE, oficialmente arranca la cacería de los presuntos delegados que asistirán a ese evento estatutario del sindicato en donde, entre otros asuntos, se elegirá a los integrantes del próximo Comité Seccional. Irónicamente, las escuelas serán visitadas, después de cuatro años de ausencia, por algunos de los actuales dirigentes que aspiran al cargo de secretario general en busca de sus cuates para que participen en las asambleas delegacionales y salgan electos como presuntos delegados al Congreso y así, de esta manera, amarrar un grupo numeroso que les de 'punch' en sus aspiraciones políticas.

Los linajes políticos en el interior de la Sección se enfrentarán nuevamente en una cruenta batalla a fin de desacreditar a sus opositores y dejarlos tendidos en el camino hacia la codiciada silla, sin importar los medios o recursos políticos que se usen para tal fin. De nueva cuenta saldrán a relucir los nombres de los exsecretarios generales Paulino Canul, Silvia Alamilla y el ahora diputado Marbellino Burgos, además del delegado especial Luis Manuel Hernández, que echarán toda la carne al asador a fin de que uno de sus discípulos se quede con el pastel.

La lucha será distinta esta vez; hace cuatro años, con una parchada comisión ejecutiva que apenas sacaba la cabeza ante la fuerte presión y control que ejercían los mandos de la Secretaría de Educación local, Luis Manuel Hernández montó un pequeño circo en donde se impuso a Marbellino Burgos luego de amenazar al grupo 'paulinista' con cortarle la cabeza a su líder si no se disciplinaban. Fue una triste función que terminó ante la indiferencia del magisterio estatal que no mostró interés, ni acudió como en otras ocasiones a este tipo de eventos.

Hoy, las cosas han cambiado; la lucha por la sucesión comenzó desde hace cuatro años, las patadas y agresiones entre los actuales dirigentes fueron el pan de cada día; la falta de un verdadero liderazgo hundió nuevamente a la endeble sección. No hubo trabajo ni defensa de sus agremiados, las malas negociaciones laborales lesionaron las prestaciones de los trabajadores. No se tuvieron muchas esperanzas de cambio, pues eran los mismos dirigentes de los últimos ocho años. 

Ahora escucharemos nuevamente los nombres de Efrén Carrillo, Luis María Aguilar, Miguel Meléndez y otros más que analizaremos en el próximo artículo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios