16 de Octubre de 2018

Opinión

Segundo catastrófico

Instituciones de salud, firmas y especialistas del rubro manejan la conciencia colectiva con el lema de salvar vidas.

Compartir en Facebook Segundo catastróficoCompartir en Twiiter Segundo catastrófico

Instituciones de salud, firmas y especialistas del rubro manejan la conciencia colectiva con el lema de salvar vidas. O intentan hacerlo. Si usted se fija, los ricos y los pobres se enferman de lo mismo y se mueren de lo mismo. Lo que cambia la situación es que los ricos tienen forma de comprar medicinas, paliativos y drogas y entonces hacen de la muerte algo más amigable, y los pobres, pues a veces no tienen salida.

Se le llamaba medicina paliativa; ahora tiene un nombre más rimbombante: manejo del dolor. Yo pienso que debe hablarse con honestidad, y si uno está tratando casos terminales, delicados, pues hay que llamarlo por su nombre: es el manejo de la muerte.

Hay médicos a los que un día se les pide el favor; no lo piensan mucho y lo hacen. Un segundo catastrófico pasa en todos los escenarios, en la medicina, significa la diferencia entre hacer y decir. O cargar con el peso de la culpa de faltar al juramento Hipocrático, o haber decidió ayudar a una persona a bien morir.

En la antigua Grecia se podía y se permitía el bien morir y fue Hipócrates quien decidió que se salvara una vida humana a como dé lugar. En el mundo de hoy, hay gente con todo tipo de mascotas a los que quieren tanto y le dan más importancia que a la vida humana. Hay mucha razón en su proceder si se considera que sus animales son seres sintientes, emocionales y que procesan pensamiento mayor ¡que un gobernante! pero, en una competencia, si un caballo se fractura una pata le dan un balazo, ¿por qué hacer una distinción entre lo que decidimos en la muerte de una mascota y en la muerte de nuestros seres queridos? A mí me parece absurdo, pero cada quien con su conciencia. 

El pensamiento de considerar un segundo catastrófico fue lo que nos llevó en un junio de hace 15 años a decidir el bien morir de mi papá, tras un derrame cerebral, al día siguiente de su alta quirúrgica, a los 56 años. Aplicar “geométricamente” el concepto ayuda a revalorar la vida y la muerte. Sin dolor.

Agua salada

Las personas que trabajan para el gobierno, en cualesquiera de sus órdenes (incluso diputados que lo son y no deberían serlo) deberían considerar lo mal que se ven criticando a las autoridades y personajes que hoy son de la oposición. A la vez, actores políticos que se han dicho abanderados de la izquierda mexicana responder, o peor aún, asistirles en la razón manifestando yerros verbales o conductas inapropiadas. Cuando se trabaje en un sistema realmente puro y honesto quizá tengan derecho a cuestionar lo que les parece mal. Lo mejor sería que focalizaran su energía en mejorar México y cuidar su imagen. Ahí están las “galaxias” de comentarios que versan sobre esto, sin considerar que el país emula ya la práctica primermundista de evaluar los perfiles a través de las redes sociales. ¿Conoce alguno?

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios