18 de Enero de 2018

Opinión

Seguridad privada, doble filo

Las empresas de seguridad privada en el estado representan un grave problema, pero también soluciones reales para la población...

Compartir en Facebook Seguridad privada, doble filoCompartir en Twiiter Seguridad privada, doble filo

Las empresas de seguridad privada en el estado representan un grave problema, pero también soluciones reales para la población, sobre todo cuando se habla de la inexistencia de la prevención del delito, que se supone debería de estar realizando la Secretaría de Seguridad Pública y las policías municipales. 

Un porcentaje pequeño de las compañías de seguridad privada está debidamente registra-do y calificado para ofrecer dichos servicios a la población, pero muchas de estas empresas están sobradas, hay demasiadas y, por tanto, se están saliendo del control de la capacidad que tiene el estado de regularlas en este momento, por lo que hay riesgo de que los elementos privados participen en actos delictivos. 

Los integrantes de dichas empresas están propensos a unirse a la delincuencia organizada que existe en nuestro país, con base en la tolerancia que se ha tenido, ya que los límites son muy estrechos entre dedicarse a dar seguridad privada y dedicarse a la delincuencia organizada. 

Hemos visto que algunos ex servidores públicos que hoy se dedican a proporcionar seguridad privada han sido contactados por la delincuencia organizada y fungen en ambos lados, por eso la importancia que en nuestro país se obligue a los estados a armonizar sus leyes en materia de seguridad pública, para resguardo de los ciudadanos. 

Actualmente es común ver a guardias de seguridad privada por todos lados, a quienes solamente basta con darles un uniforme, sea del color que sea, y ya se sienten todo un Kevin Costner en la película 

“El Guardaespaldas”, pero en versión futurista, porque esto en vez de que con chícharos estén conectados con avanzados equipos de radiocomunicación lo están con Ipods, Ipads o celulares. 

Y es que en México la mayoría de las aproximadamente cuatromil 500 empresas de seguridad privada sigue contratando personal sin cumplir con los mínimos estándares de seguridad.

Esta práctica podría incrementar los nexos entre guardias privados con integrantes del crimen común y organizado. 

Según investigaciones nacionales, aproximadamente 200 de los negocios de vigilancia privada en el país están “certificados” y existen algunas organizaciones que se aprovechan de las altas tasas de desempleo para ocupar personal que no cuenta con la capacitación adecuada. 

Es por ello que la población debe de tener cuidado acerca de la contratación de empresas “patito”, que no cumplen los requerimientos necesarios de confiabilidad para brindar seguridad a industrias y casa-habitación, convirtiéndolas en un arma de doble filo, debido a que los empleados de esas agencias conocen los movimientos y tiempos en que está habitada la casa o negocio.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios