18 de Octubre de 2018

Opinión

¿Será que 'se agotó el tiempo'?

El gobierno tiene viejas deudas con los que se han apoderado de Oaxaca y tiene miedo de usar la fuerza, porque en el pasado de ambos bandos hay muchos cadáveres insepultos.

Compartir en Facebook ¿Será que 'se agotó el tiempo'?Compartir en Twiiter ¿Será que 'se agotó el tiempo'?

Dice el secretario de Gobernación que “ya se agotó el tiempo” y que se van a tomar “las medidas necesarias” ante los mafiosos de la CNTE. Uno lo oye y arquea la ceja izquierda, pone la mano derecha en el mentón y piensa: ¿será? Lo dudo. El gobierno tiene viejas deudas con los malhechores que se han apoderado de Oaxaca y otros estados del sur y occidente. Tiene miedo de usar la fuerza  seguramente porque hay en el pasado de ambos bandos muchos cadáveres insepultos que podrían salir a la superficie y, como en The walking dead, salpicar buenas conciencias y devorar carreras políticas y no sólo del partido en el gobierno.

Hay largos años de complicidades en esos lares y en otros, por eso las cosas han escalado hasta niveles trágicos. Sólo así  me explico cómo es posible que unos cuantos miles de personas puedan causar tanto daño a millones y no se haga nada desde el poder para meterlos en cintura y extirpar ese cáncer. 

El miedo, y no precisamente a los violentos manifestantes y sus amigos de los organismos “civiles” y “religiosos” que los “acompañan” y que gritan más que unas plañideras, sino a lo que pueden “cantar”, si les llegara la acción de la autoridad enérgica y eficiente, paraliza a los mandantes de las altas esferas, pero hay que decirles que es parte de la chamba. Es muy lindo salir en los periódicos y la tele, ser saludado con reverencia y temor en muchos círculos, comer en los mejores restaurantes, beber los mejores vinos, viajar en autos y aviones de lujo, todos ellos privilegios de la autoridad, pero no pueden olvidar el otro lado de la baraja: no los pusimos para eso, sino para ser garantes de la paz, la tranquilidad y la armonía social –únicas vías al progreso-. Yo no digo que vayan a matar, sino a poner en orden a mafiosos y delincuentes que vulneran los derechos humanos de millones.

Tras este discurso incendiario, desfrunzo la ceja, quitó la mano derecha del mentón y pongo cara de escéptico: ¿lo veremos?

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios