21 de Septiembre de 2018

Opinión

Si a la procuraduría del DF le queda algo de decencia

La procuraduría del Distrito Federal debe mostrar algo de decencia, de honor y desistirse de las absurdas acusaciones y dejar que Lorena salga de la cárcel.

Compartir en Facebook Si a la procuraduría del DF le queda algo de decencia Compartir en Twiiter Si a la procuraduría del DF le queda algo de decencia

Ayer en la noche, en las pantallas de MILENIO Televisión, Alejandro Martí dijo por primera vez algo que, estoy seguro, no le fue sencillo decir: que hoy está convencido de que ni Sergio Ortiz Juárez ni Lorena González tuvieron que ver con el secuestro y asesinato de su hijo Fernando, hace cinco años. 

Intuyo que no fue fácil, porque Marcelo Ebrard y Miguel Ángel Mancera fueron los primeros que en aquel entonces arroparon como autoridades a Alejandro en tiempos de tragedia. Pero ya no se podía ocultar que quienes fueron anunciados como responsables, con bombo y platillo hace cinco años, no lo eran.

La puntilla contra la farsa ha sido el reportaje publicado en Nexos de este mes, realizado por los alumnos de la maestría de periodismo del CIDE. (http://www.nexos.com.mx/?P=leerarticulo&Article=2204282).
Resumo: contra Lorena González (y uno asume que igual sería contra Ortiz Juárez, que murió a la mitad del proceso) no hay ni una sola evidencia de que haya sido secuestradora más que un testimonio de una víctima. Esa víctima, por cierto, la habría visto menos de 30 segundos en momentos de alto estrés, y la mujer tenía una gorra y lentes oscuros. Esa misma víctima/testigo padece miopía y ese día no llevaba lentes. 

El resto de los testigos con los que fue encarcelada Lorena han resultado ser falsos (el IFE ha certificado que sus credenciales eran balines; en otro caso, la SEP ha dicho al juez que una cédula profesional era también falsa). En todo caso, ninguno de todos esos testigos utilizados en los primeros momentos se han presentado a ratificar ni a carearse ni ampliar declaración. Evidentemente, nunca existieron. 

Por supuesto, nunca hay que olvidar que hay una mujer presa en una cárcel federal que ha confesado ser aquella del retén que el DF acusa a Lorena de ser. Así que ha llegado el momento. 

Como lo ha hecho la nueva PGR en el caso de los generales y otros similares, la procuraduría del Distrito Federal debe mostrar algo de decencia, de honor y desistirse de las absurdas acusaciones y dejar que Lorena salga de la cárcel. 

Insistir en el absurdo, ellos lo saben, es una canallada. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios