25 de Septiembre de 2018

Opinión

Situaciones y sucesos

A veces, la respuesta será contribuir, actuando ante esa dura realidad con decisión, valor y generosidad. En otras, la mejor respuesta será modificar nuestras ideas, creencias y/o sentimientos.

Compartir en Facebook Situaciones y sucesosCompartir en Twiiter Situaciones y sucesos

He aprendido a no cuestionar a la vida. La vida es la que me cuestiona y me urge a responder.- Anónimo 

Todo lo que pasa, generalmente, no nos deja indiferentes, nos pide una respuesta. El sufrimiento de un [email protected], las imágenes televisivas de guerras o desastres naturales que conllevan carencias y muerte, un libro o una película que nos mueven profundamente las emociones, una persona que nos impacta, alguna enfermedad que nos incapacita, enamorarnos de alguien… todas estas situaciones y/o sucesos orientan nuestra actuación en la vida. 

A veces, la respuesta será contribuir, actuando ante esa dura realidad con decisión, valor y generosidad. En otras, la mejor respuesta será modificar nuestras ideas, creencias y/o sentimientos.

En ocasiones, nos empeñamos en que sea de otro modo el familiar, el colega, los hijos y hasta el vecino porque nos afecta negativamente su comportamiento o actitud y la respuesta inteligente sería ¡ojalá!, no querer cambiar al [email protected] sino nuestras expectativas y sentimientos,  haciéndonos más misericordiosos, tolerantes o respetuosos. También hay situaciones inevitables en cuyo caso una buena respuesta sería la aceptación creativa de la realidad. 

Siempre tienen un sentido las diversas situaciones y sucesos, aún los más dolorosos, ya que son posibilidades para nuestro crecimiento, dándonos la oportunidad de sacar lo mejor de nosotros para responder a aquella situación desafortunada y muchas veces, limitante. 

Lo que acontece en nuestra vida siempre tiene un propósito, no es “casualidad”, y si estamos atentos puede ayudarnos a reorientar la propia vida. Según Carl Jung (psicólogo) el conjunto de sucesos y hechos puede aparentar que no existe conexión entre éstos, sin embargo, son significativos e hilados entre sí, para un bien mayor. Esos hechos pueden ser una conversación con un [email protected], una caída que nos fractura e imposibilita por un tiempo, una propuesta de trabajo, un sueño, una palabra que alguien nos dice sin mayor intención pero que nos viene como anillo al dedo en un momento clave del túnel obscuro en que el que estamos.

Yo los llamo “providenciales” y no siempre son agradables, pero nos revelan algo importante para retomar nuestro camino.

Hay que saber descifrar con confianza y fe los acontecimientos y nos daremos cuenta de que no tejemos totalmente solos los hilos de nuestra vida. Hay Alguien que nos ama y quiere siempre para nosotros, lo mejor. Lo veremos y entenderemos muy claro ¡sólo con el tiempo.

¡Ánimo! hay que aprender a vivir!M

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios