19 de Septiembre de 2018

Opinión

Un soldado en cada hijo

Al celebrar hoy su 103 aniversario, el Ejército Mexicano vive un proceso de transformación y modernización, pero manteniendo el origen popular entre sus filas.

Compartir en Facebook Un soldado en cada hijoCompartir en Twiiter Un soldado en cada hijo

Policía, soldado o bombero respondían los niños de antaño cuando se les preguntaba qué querían ser de grandes. Y la respuesta sigue siendo la misma ahora. Los niños saben, porque lo aprenden en la casa y en la escuela, que los soldados están para proteger al país y a la sociedad.

Y es que los hombres de uniforme atraen a los pequeños porque infunden respeto al estar revestidos de autoridad y valores universales como disciplina, responsabilidad, lealtad y amor a la patria. Los hombres de verde olivo, con casco, botas y sofisticado armamento encarnan al héroe que admiramos desdela infanciay nos emocionan al verlos desfilar con gallardía y perfecta sincronía en los días patrios.

Una prueba de que la milicia sigue atrayendo a la juventud la encontramos en el sitio web SIPSE.com, donde las notas relativas al ingreso al Ejército, Fuerza Aérea, Armada y Policía Federal son visitadas todos los días por cientos de niños y adolescentes que preguntan por los requisitos para ser parte de la llamada Gran Fuerza de México.

Y algunos padres también se interesan por las opciones en escuelas navales y militares donde la educación no sólo es gratuita sino también se ofrece alojamiento, alimentación, vestuario y equipo a los alumnos que se preparan para servir a la nación.

Al celebrar hoy su 103 aniversario, el Ejército Mexicano vive un proceso de transformación y modernización, pero manteniendo el origen popular entre sus filas. Por ello, no podemos más que congratularnos de contar con una institución garante de la soberanía nacional y coadyuvante del progreso del país,que tiene mujeres y hombres con una sólida moral, espíritu de cuerpo, principios disciplinarios y arraigada vocación de servicio, que siempre está ahí en los momentos difíciles para ayudar al pueblo.

Bocanegra no se equivocó al decir en el Himno Nacional que el cielo dio a la Patria un soldado en cada hijo.

Anexo "1"

"Nuestros hermanos los verdes"

En el lejano 1977 escuché esta frase del Capitán de Corbeta José Roberto Toxtle, entonces comandante de la Cuarta Compañía de Infantería de Marina. Era, en efecto, una forma coloquial para referirse al personal del Ejército. "Los verdes", a su vez, nos decían "los pingüinos".

Todo era en referencia al color de los uniformes, ninguna alusión ofensiva, por supuesto, porque jamás hubo alguna diferencia entre personal del Ejército y la Armada, todo lo contrario. Al coincidir en algún evento afloraban las deferencias y atenciones de uno y otro lado. Y ni qué decir entre comandantes de los cuerpos. 

Hoy, ese compañerismo y respeto se manifiesta en los operativos conjuntos que realizan ambas instituciones. Donde sí surgía la rivalidad era en algún evento deportivo o en los desfiles, donde marinos y soldados se esforzaban por destacar. Fuera de eso, para los marinos, los soldados siguen siendo "nuestros hermanos los verdes".

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios