12 de Diciembre de 2017

Opinión

'La sombra del pasado'

La nueva telenovela es una obra para gozar de principio a fin, la historia de un amor imposible que gira sobre errores familiares pero con unas peripecias alucinantes, magníficas.

Compartir en Facebook 'La sombra del pasado'Compartir en Twiiter 'La sombra del pasado'

La nueva producción de Mapat es tan buena que, ahora sí, Televisa puede presumir de tener una de las barras telenoveleras más maravillosas de los últimos años.

Salvo esa cochinada imperdonable que es Hasta el fin del mundo te amaré, navegar de Muchacha italiana viene a casarse  a Mi corazón es tuyo es poco menos que un deleite.

Cuántas ficciones tan buenas, con tantos estilos tan diferentes y con tantas aportaciones tan positivas nos está ofreciendo El Canal de las Estrellas.

Y esto incluye La rosa de Guadalupe y Como dice el dicho.

La malquerida era un error. El domingo se fue. Ya no hay error. Ahora todo es bello. Todo es como debió haber sido siempre.

¿Cuál es la nueva producción de Mapat? La sombra del pasado.

¿Y quién es Mapat? Una de las mejores productoras de telenovelas del mundo, responsable de éxitos como LuzClarita y Yo amo a Juan Querendón y de portentosos ejercicios de alta calidad como Piel de otoño y Ni contigo ni sin ti.

A lo mejor a usted, que no mira televisión abierta, no le queda claro, pero esta señora ha lanzado a cualquier cantidad de talentos del mejor nivel como Eugenio Derbez, Ximena Herrera y Verónica Merchant.

Ella ha recuperado a luminarias como Laura Flores y ha acercado a la televisión mexicana a luminarias de la música internacional como David Bisbal.

Y lo de que es una de las mejores productoras de telenovelas del mundo no nada más lo digo yo, cuando tuve el privilegio de trabajar con Ibope en la redacción de su libro Nuestras íntimas extrañas, el nombre de Mapat siempre aparecía en las lista de las ejecutivas con más rating de este negocio.

¿Cuál es la nota? ¿Por qué le digo que La sombra del pasado es buena?

Porque consiguió un milagro que no cualquiera puede presumir: mejoró, por mucho, la telenovela original en la que está inspirada.

La sombra del pasado es una adaptación libre de El manantial, el famoso texto de Cuauhtémoc Blanco, María del Carmen Peña y Víctor Manuel Medina que Carla Estrada produjo en 2001.

¿Quién podía mejorar eso? ¿Quién podía ofrecer una versión más redonda, más espectacular y más fina de algo tan sensacional que, además, es tan reciente? ¡Quién!

Obviamente nadie, nadie excepto Mapat, y a las pruebas me remito:

Ponga usted el video del capítulo uno de la obra de Carla Estrada en una pantalla y ponga el de Mapat en otra, deje correr las cintas y compare.

El manantial es muy buena, pero La sombra del pasado es prodigiosa, calidad mundial.

Mapat y su equipo de colaboradores le sacaron provecho hasta al más mínimo recurso humano y tecnológico con que cuenta Televisa.

Visualmente aquello es precioso y los guiones originales fueron respetados con el más profesional de los espíritus.

Pero hubo un cambio y ahí radica una de las claves de la superioridad de esta nueva versión.

¿Cuál? Mapat convirtió esto en una pieza mucho más juvenil, le bajó la edad a los personajes (o contrató actores menos maduros para los personajes clave) y el resultado es una telenovela más real.

No me quiero ni imaginar lo que va a suceder cuando aparezca la totalidad del reparto (ahorita estamos en los antecedentes), pero yo pronostico un cañonazo.

¿Por dónde empiezo a repartir los aplausos? ¿Por la dirección de escena de figurones como José Elías Moreno? ¿Por el temazo musical interpretado por el gran Manuel Mijares?

¿Por la excelente creación que Alexis Ayala está haciendo del personaje tan perverso que le dieron? ¿Por la ovación que se merece Susana González en esa interpretación tan llena de rencor, desesperación y sensualidad?

No sé usted, pero yo puedo amar la permanente tensión dramática de Alejandra Barros, puedo idolatrar la manera como Cynthia Klitbo se come la pantalla y puedo gozar como energúmeno con la complejidad del rol que está interpretando Luis Xavier.

Todos los actores están muy bien en esta telenovela. ¿Qué me dice de la versatilidad de Manuel Flaco Ibañez, de la transformación de Beatriz Moreno o de la formalidad de Aarón Hernán?

Muero por ver aquí a Michelle Renaud y a Pablo Lyle (la gran pareja protagónica juvenil de este concepto), muero por verlos como todos los hemos visto en los materiales promocionales y por terminar de encariñarme con este trabajo.

La sombra del pasado es una obra para gozar de principio a fin, la historia de un amor imposible que gira sobre errores familiares pero con unas peripecias alucinantes, magníficas.

¡Qué gusto, de veras, encontrar una telenovela así en el camino!

Ni le digo que luche por verla, porque la va a ver. La va a ver porque es estupenda y la va a ver porque con la llegada de este título no hay manera de no sucumbir ante la nueva barra telenovelera de El Canal de las Estrellas.

Desde Muchacha italiana viene a casarse hasta Mi corazón es tuyo aquello está de antología. ¿A poco no? 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios