20 de Septiembre de 2018

Opinión

Soy un 'Grinch'

En términos generales, sólo espero que acabe este mes para comenzar un nuevo año, claro, si Dios no dicta otra cosita por allí...

Compartir en Facebook Soy un 'Grinch'Compartir en Twiiter Soy un 'Grinch'

Definitivamente, el mundo está locochón y cada vez entiendo menos lo que sucede en mi entorno social. Quizá sea el final de año y el proceso decembrino que me produce harto cosquilleo con una sobredosis de “valemadrina”. En términos generales, sólo espero que acabe este mes para comenzar un nuevo año, claro, si Dios no dicta otra cosita por allí.

Pero mientras, hay varios sucesos que llaman mi atención,  algunos banales; otros, no tanto, y los demás, de plano, para la simple ociosidad.

Por ejemplo, el pasado mes, estando en una mesa de cantina con buenos camaradas, la noticia cayó de sopetón y hasta ya merito me atraganto, lo cual hubiera sido un pecado porque el “güiski” que ingería no valía tres pesos: Fidel Castro, después de 90 años de vida, y unos 60 dirigiendo con mano de hierro a los cubanos, estiró las dos patas. Para bien o para mal, les guste a unos y otros trinen de coraje, el ex combatiente de Sierra Maestra pasará a la historia como uno de los personajes más reconocidos y polémicos del siglo XX y parte del XXI. Y, en efecto, la historia lo juzgará.

Y en ese tramo, toda la faramalla del gobierno de Enrique Peña Nieto que viene en caída libre. La situación económica está del cocol, el peso frente al dólar anda por la calle, la oleada de crímenes está imparable y los militares están irritados por ejecutar tareas que no les corresponden a causa de policías corruptas.

Después del triunfo de Donald Trump, la cascada de desdichas se ha vuelto cada vez más caótica. Apenas unos días, el magnate del pelo anaranjado criticó al multimillonario Carlos Slim porque, supuestamente, el mexicano habría hecho campaña en contra del republicano en los mismos Estados Unidos. Y ahora, el tarolas de Trump tuvo una cena con Slim y la concepción es totalmente distinta. El gringo se deshizo en elogios: “Slim es un gran tipo”.

En otro continente, los “zopilotes” del América van al Mundial de Clubes y terminan en cuarto sitio; ganan uno y pierden dos; Ricardo Antonio La Volpe se quedó con las ganas de meterle la zancadilla histórica al Real Madrid del imbécil de Cristiano Ronaldo. Y todavía el bigotón acosador de podólogas suelta la vacilada de que el América no fue inferior al Madrid. Está como López Obrador: loquito.

PRIMERA CAIDA.- Lo cierto es que México atravesará por una pulmonía social en 2017. De entrada, se liberan los precios de las gasolinas y lo mejor será caminar para mejorar la salud física y del bolsillo.

SEGUNDA CAIDA.- Enrique Peña Nieto dirá misa, pero cuando Trump le truene los dedos dispondrá de un lote de albañiles para el famoso muro.

TERCERA CAIDA.- Y, para colmo de males, empezarán las carreras por los comicios de 2018. ¡No entiendo nada! Es diciembre, sin duda. Soy un “Grinch”, lo reconozco.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios