Suma de ingredientes

'Siddhartha' nos revela el caminar de un joven brahamán, en su afán por alcanzar la felicidad humana y la plenitud espiritual, a partir de una cada vez mayor renuncia en su vida personal.
|

Hermann Hesse es conocido, entre otras valiosas razones, por ser el autor de la obra titulada Siddhartha.

El autor, Premio Nobel de literatura en 1946, con un personal y vigoroso estilo, aborda temáticas psicológicas y filosóficas, inspeccionando y desmenuzando el alma de sus personajes.

Las ideas que inician estas líneas están contenidas en la información editorial que acompaña a la obra de la que hoy hablamos; obra considerada parte fundamental de la literatura universal.

La historia narrada nos revela el caminar de un joven brahamán, en su afán por alcanzar la felicidad humana y la plenitud espiritual, a partir de una cada vez mayor renuncia en su vida personal, a la par que va escogiendo el aislamiento y la contemplación como compañeros de su particular viaje.

Veamos los títulos que encabezan los capítulos de las tres partes en las que se divide el libro:

Primera parte:
El hijo del brahamán; Los samanas; Gotaza; Despertar.

Segunda parte:
Kamala; Entre los hombres; Sansara; A orillas del río.

Tercera parte:
El botero; El hijo; Om; Govinda.

Como podemos percibir, los títulos de muchos de los capítulos no nos indican el contenido de ellos. Razón que, a mis ojos, hace aún más atractiva la obra.

El texto, escrito en prosa, contiene versos, que van constituyéndose esenciales en el caminar de nuestro protagonista.
Literatura, psicología y filosofía; prosa, versos y vocablos. Una muy buena suma de ingredientes para, quizá, nuestra próxima lectura.

¿No te parece?