17 de Enero de 2018

Opinión

Tapanco: primer aniversario

Un año después, del nacimiento de una aventura heróica, el reto es superar lo realizado.

Compartir en Facebook Tapanco: primer aniversarioCompartir en Twiiter Tapanco: primer aniversario

El 3 de marzo de 2012, con las artes escénicas como trinchera, seis jóvenes creadores daban inicio a una aventura heroica: abrir un espacio de encuentro que, a través de una cartera de servicios culturales, propiciara la reflexión, el análisis, la experimentación y el intercambio de experiencias escénicas entre distintos grupos artísticos y sus potenciales públicos.

Las notas periodísticas sobre la inauguración de aquel barco que al zarpar fue bautizado con el nombre de Tapanco dan cuenta de dos acontecimientos que aún hoy siguen marcando el faro del proyecto: el estreno del espectáculo Tribu Hair, original de James Rado y Gerome Ragni, bajo la dirección de Francisco Solís, y la presentación, la noche de la víspera, de un ensayo general de su puesta en escena a la comunidad de vecinos del propio centro cultural.

Plumas como las del maestro José Ramón Enríquez dieron cuenta de la significación que ambos hechos entrañaban y saludaron el nacimiento de Tapanco, coincidiendo en que los dos grandes retos a enfrentar, tanto por los socios cuanto por sus públicos y compañeros de oficio, serían «la afluencia de un público que acompañe [su] energía creadora y los apoyos tanto públicos como privados» que les permitan mantenerse a flote de cara a una realidad económica que no ha dejado de amenazarlos (Reforma, 9/03/2012).

Un año después, aun cuando los números de compañías, funciones y espectadores convocados son sorprendentes, la urgencia de superar los retos arriba mencionados es mucho mayor; no sólo por las simulaciones de un ogro filantrópico largamente alimentado por la relación de sumisión y autocensura de la comunidad artística, sino porque cada día que pasa el país se nos sigue cayendo a pedazos a causa de un «capitalismo gore» donde, como dice Sayak Valencia (Melusina: 2010), «la vida ya no es importante en sí misma sino por su valor en el mercado como objeto de intercambio monetario».

Proyectos como Tapanco son, pues, bajo este escenario de necroempoderamiento, oasis de resistencia biopolítica desde la escena. Lo mínimo que podemos hacer es seguir acompañándolos el tiempo haga falta.

Por lo pronto, enhorabuena por este primer año...

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios