22 de Septiembre de 2018

Opinión

'Taxi Teherán', de Jafar Panahi

Un filme sumamente recomendable, que le sugiero busque pronto y en diversas salas, pues el número de copias de este tipo de cintas usualmente es reducido.

Compartir en Facebook 'Taxi Teherán', de Jafar Panahi Compartir en Twiiter 'Taxi Teherán', de Jafar Panahi

La obstinación debe ser una cualidad muy importante, pues a quien toca con su sutil encanto lo marca de por vida. Justo ese es el caso del cineasta iraní Jafar Panahi, protagonista de uno de los actos más inverosímiles para presentar una película en el Festival de Cannes, haciendo llegar su cinta dentro de una tarta para poder librar la vigilancia del régimen que en su país lo tiene a raya, evitando que filme y participe políticamente, encerrado. Ese ejemplo fue un parteaguas en la historia del cine por las férreas críticas al gobierno de Irán y sus políticas sociales, las cuales no cesan, aunque ahora de una manera diferente en “Taxi Teherán”.   

Un filme que en un primer momento nos hace recordar a algún viejo programa transmitido en la televisión mexicana, en el que un conductor de taxi charlaba con los pasajeros sobre diversos temas; ahora el propio director hace las veces de conductor y nos desvela las inconformidades de una sociedad como la iraní en contra de su gobierno, sus normas y sus decisiones políticas.

Los 15 minutos iniciales de la película parecen ser un documental al que no se le ven pies ni cabeza, un filme sin previa planeación ni preparación; sin embargo, termina por convencer al espectador de que lo que en pantalla está apareciendo es un producto cinematográfico de calidad, enmarcado con el Oso de Oro en la pasada edición de la Berlinale.

Más allá de esa crítica social, el uso de momentos cómicos, entrelazados con severos comentarios mordaces contra el régimen iraní, convierten a este largometraje en una amalgama bastante respetable. La magia de Jafar Panahi no es únicamente en la dirección ni el montaje, también nos deja ver el talento histriónico que tiene, pasando de los gags frecuentes a comentarios sumamente serios y reinventándose corporalmente por completo, tal como un actor con tablas lo sabe hacer. 

Un filme sumamente recomendable, que le sugiero busque pronto y en diversas salas, pues el número de copias de este tipo de cintas usualmente es reducido, porque las distribuidoras apuestan más por otras opciones. Seguro estoy que no se va a arrepentir. 

Sólo le recuerdo que la imaginación se disfruta más en la oscuridad del cine, así que no deje de asistir a su sala favorita. Para dudas, comentarios o sugerencias, escríbame al correo electrónico [email protected] o regístrese en www.facebook.com/CinematografoCeroCuatro.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios