22 de Julio de 2018

Opinión

Te odio... con odio jarocho

No cabe duda que la actitud juega un papel importante para poder convivir con un grupo de personas que buscan un fin común.

Compartir en Facebook Te odio... con odio jarochoCompartir en Twiiter Te odio... con odio jarocho

Recordando esta frase célebre del famoso ratón Crispín, interpretado por el actor Luis de Alba, me vino a la mente cierta gente a la que parece que le gusta no caer bien a las personas que la rodean y con las que trabaja o colabora a diario. 

Me permito dedicarles tiempo para hacerles ver algunas características que pudieran estar dañando al equipo de trabajo que conforma la empresa. Si bien es cierto que pudieran no estarse dando cuenta de su comportamiento, en la mayoría de las ocasiones están al tanto de éste, pero no se ocupan en cambiarlo. Y ni hablar de preocuparse. 

Por esta razón me permito compartirte 5 conductas importantes que pudieran estar haciendo que seas odiado en tu empresa:

1.- Complejo de Supermán.-  Este complejo te hace ver y actuar ante los demás como quien no necesita ayuda de nadie y que puede con todo. No requieres trabajo en equipo, pues tu conocimiento y aptitudes están a un nivel mayor que los de los demás. Tampoco transmites tus conocimientos, nadie los merece.

2.- Eres chismoso.- No puedes mantener la boca cerrada y sólo te dedicas a hablar mal de la gente. A todos les buscas historias para poder distribuirlas sin ton ni son por toda la oficina, no importa en qué parte del organigrama se encuentre la persona.

3.- La negatividad.- Jamás comentarás algo positivo de algún plan, idea o proyecto nuevo en la empresa, siempre buscarás el lado negativo o pesado de las cosas y procurarás comentarlo con los demás. Ningún cambio es bueno para ti.

4.- No eres receptor.- En una comunicación siempre hay un emisor y un receptor. Tú formas parte de los que les gusta que los escuchen, pero jamás pones de tu parte para escuchar a otra persona. Las situaciones de los demás te dan flojera.

5.- No reconoces.- Los logros del equipo de trabajo nunca serán reconocidos por ti. Sólo consideras que se debió a un acto de suerte e incluso pudieras llegar a creer que se debió a tu forma de accionar y ejecutar el plan.

No cabe duda que la actitud juega un papel importante para poder convivir con un grupo de personas que buscan un fin común. Como he mencionado en reiteradas ocasiones, la sencillez y la humildad son parte de esto. 

Así es que suma esfuerzos y multiplica resultados. No hagas que tu gente piense: Lo odio… con odio jarocho.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios