21 de Octubre de 2018

Opinión

'Te prometo anarquía', de la calle a la pantalla

Una cinta que seguramente va a revolucionar conciencias de quienes la puedan ver, el problema es que no será muy socorrida en materia de copias...

Compartir en Facebook 'Te prometo anarquía', de la calle a la pantallaCompartir en Twiiter 'Te prometo anarquía', de la calle a la pantalla

Como bien lo dijo el finado Héctor Lavoe en una de sus más celebres canciones, “La calle es una selva de cemento y de fieras salvajes”, eso mismo busca destacar el director guatemalteco avecindado en México, Julio Hernández-Cordón (“Gasolina”, 2008) en su quinto largometraje “Te Prometo Anarquía”, donde explora los más recónditos espacios de la Ciudad de México para darle un contexto crudo y revelador a sus personajes.

Los personajes: dos jóvenes que se conocen desde pequeños, interesados principalmente en sobrevivir a la inclemencias de una sociedad que nos envuelve y les quita la inocencia, pero que los dota de poder y fuerza, de inteligencia y vivacidad, que usan para destacar y divertirse.

Miguel y Johnny son amigos desde que la madre del más pobre ingresó a trabajar a la casa del otro como sirvienta y desde esos años de la infancia, se convirtieron en amigos que llevaron su relación hasta la pasión carnal. Montados en su patineta ruedan por las calles capitalinas en busca de un negocio sui generis que proyectaron y mantienen, en el que llevan a personas de la calle a donar sangre a cambio de dinero, negocio financiado por un médico de pocos escrúpulos.

Envueltos en el mundo de las drogas, porque uno de ellos consume activo (Johnny), los amigos son la parte esencial de la cinta y el dramita lo van llevando de manera muy sólida. La cinta se convierte en una suerte de reto, para mantener a los espectadores atentos y a la expectativa de lo que está sucediendo, superando las barreras de localismos significativos, pues se trata de un retrato de una parte de la sociedad chilanga, principalmente de un sector la juventud de la Ciudad de México.

Otro aspecto digno de destacar, es que Hernández-Cardón se apoya en un cúmulo de actores desconocidos al más puro estilo de Carlos Reygadas o Amat Escalante, situación que le resulta un acierto grande en el resultado final del filme.

Una cinta que seguramente va a revolucionar conciencias de quienes la puedan ver, el problema es que no será muy socorrida en materia de copias, así que habrá que estar al pendiente para que aparezca en el cine de su agrado.

Sólo le recuerdo que la imaginación se disfruta más en la oscuridad del cine, así que no deje de asistir a su sala favorita. Para dudas, comentarios o sugerencias escríbame al correo electrónico [email protected] o regístrese en www.facebook.com/CinematografoCeroCuatro/ para recibir información de los estrenos y temas de interés público del cine mexicano.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios