19 de Enero de 2018

Opinión

Tequila, mezcal… y Verónica

Las denominaciones de origen son una forma de protección de amplio uso en el mundo desarrollado.

Compartir en Facebook Tequila, mezcal… y VerónicaCompartir en Twiiter Tequila, mezcal… y Verónica

La senadora priista de Jalisco Verónica Martínez ha insertado en la discusión legislativa de la Cámara alta una agenda de cambios a la ley de la propiedad industrial para fortalecer las denominaciones de origen de nuestro país.

¿Cuáles? El tequila, el mezcal, el sotol, la vainilla (de Papantla), el mango (Ataulfo), la talavera, el café veracruzano y el chiapaneco, entre otros productos de origen muy nuestro.

Las denominaciones de origen son una forma de protección de amplio uso en el mundo desarrollado. No es lo mismo un whisky escocés que un whiskey estadunidense. Un queso camembert o uno roquefort solo puede hacerse en Francia. Hay muchos vinos españoles con denominación de origen de Somontano o de Ribera del Duero. 

Esta forma de protección fue diseñada para garantizar la calidad y los atributos originales con los que un producto es manufacturado en algún lugar del mundo. No es lo mismo un queso manchego Nochebuena que un verdadero queso de La Mancha.

Es una medida adecuada para proteger al consumidor acerca de lo que adquiere. También es cierto que hay quien ha abusado de esta figura (cuenta la leyenda que en Francia matan a las cabras que rebasan cierta edad y mantienen un número específico de ellas para que la producción de ciertos quesos se mantenga uniforme y los precios no bajen).

En México la denominación de origen ha sido instrumentada adecuadamente, pero no ha estado libre de tropiezos. El principal son las copias y versiones apócrifas de los productos, etiquetándolos con denominaciones que no tienen y engañando al consumidor. Actualmente la ley es muy laxa para castigar a quien comete este delito, pues solo se califica como infracción administrativa y solo es sujeto de persecución el que reincide en la práctica.

La iniciativa de la senadora Verónica intenta corregir la disparidad y la laxitud legal. El caso debe atenderse, porque actualmente la utilización indebida de marcas comerciales sí se considera un delito; pero hacer lo mismo con una denominación de origen no. Eso debe equipararse y es ahí es donde está la oportunidad para homologar la legislación y para que sea posible castigar a quienes infringen estas normas. Los delitos serían penales. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios