25 de Septiembre de 2018

Opinión

¿Todo es culpa de Aquivaldo o de los maestros?

Incluso el secretario de Educación ya amenazó con aplicarles la ley a secas por faltistas.

Compartir en Facebook ¿Todo es culpa de Aquivaldo o de los maestros?Compartir en Twiiter ¿Todo es culpa de Aquivaldo o de los maestros?

No hay certeza jurídica sobre quiénes tienen más enemigos jurados, Aquivaldo Mosquera, el americanista que falló el penal que le dio el triunfo al Cruz Azul, o los maestros de la CNTE que cierran avenidas y la Autopista del Sol. Quizá la única diferencia radique en que el jugador pagará su error con burlas y mentadas, mientras que el rijoso magisterio podría ser atacado hasta con misiles traídos de Pyongyang con la aprobación de una sociedad orientada por las buenas conciencias que no ven que son la ocasión de lo mismo que culpáis. 

Si bien es cierto que los maestros de las CNTE se han ganado a pulso el rencor social en los tiempos en que toda forma de disidencia se ve con sospecha policiaca y el menosprecio de las buenas conciencias, también cabe decir que las instituciones, el gobierno, los funcionarios han hecho todo lo posible por apostar a que se desgasten, a orillarlos a la radicalización que les haga acreedores a una madriza ejemplar. 

Incluso el secretario de Educación ya amenazó con aplicarles la ley a secas por faltistas, por impedir la instauración de una de las grandes panaceas made in Mexico, la reforma educativa. 

Son tales las bondades de esta maravilla de la ingeniería tricolor, que como al pulque nomás le falta un grado para ser carne. Cualquiera diría que su impulso garantizaría la caída de El Chapo, el regreso de los capitales golondrinos, que resucite Carranza, que Chepo de la Torre sea más humildito que don Beltrone y que el estudiantado nacional estará constituidos por niños catedráticos, nerdosos y financieramente viables.

Lo peor de todo es que seguramente los senadores y diputados, sobre todo los del innombrable e impresentable Partido Verde, que prácticamente ya casi casi están pidiendo que el sheriff Arpaio y sus cherifes agarren a los mayextros al estilo americano, no pasarían no digamos la prueba Enlace sino un examen de sangre. 

Incluso personajes como Luis Carlos Ugalde, uno de los más grandes demócratas que ha dado la patria, como se pudo comprobar a su paso por el IFE cual huracán Catrina, prácticamente está al borde de pedirle a Kim Jong-un unos feroces pelotones para controlar a los mairos.

Nomás falta que a los maestros les echen la culpa de lo del temblor de anoche. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios