17 de Diciembre de 2017

Opinión

Tradición perdida: ofrendar a La Vieja

Compartir en Facebook Tradición perdida: ofrendar a La Vieja Compartir en Twiiter Tradición perdida: ofrendar a La Vieja

Alrededor de 1940, varios edificios de la zona arqueológica de Uxmal no habían sido  restaurados.

El Templo del Adivino, el costado Poniente de la Gran Plataforma del Gobernador y la Casa de la Vieja se encontraban arruinados, a la vista destacaban restos de muros con piedras labradas, tramos de escalinata conservados que daban idea de que servían para subir al edificio. El costado poniente de La Gran Plataforma del Palacio del Gobernador se veía como hoy se sigue viendo, con vegetación y sin restaurar. La Casa de la Vieja también mantiene esa apariencia que tenía  hace más de setenta años.

Traigo a colación estos tres edificios, porque a través de ellos pasaba el antiguo camino que conducía al pueblo de San Simón. Para los viajeros, Uxmal era el lugar de descanso,  cuando venían de San Simón para luego continuar a los poblados de Muna o Santa Elena y de regreso nuevamente descansaban en Uxmal y luego seguían su camino a San Simón.

En ese entonces mi abuelo don Nicolás Huchim Chi era el guardia,  encargado de Uxmal. Don Nicolás conocía a todos los pobladores de San Simón y mantenía una buena relación con ellos, incluso hasta hoy lo recuerdan porque fue su amigo y los apoyaba con la estancia y la comida a su paso por Uxmal.

Pero lo más interesante de esta estancia es que, a un costado del camino, aún podemos ver la escultura que se conoce localmente como "La Vieja" y que es la representación de una anciana. Omito la descripción para que la consideren en su próxima visita. El lugar donde se encuentra "La Vieja" era el paso obligado de todos los caminantes que venían o se dirigían a San Simón, le ofrendaban velas, flores y monedas. Estas ofrendas eran en agradecimiento por haberles cuidado durante su travesía.

Esto lo comentaba el abuelo y también tuve la oportunidad de constatarlo. Se cambió la trayectoria del camino y el uso de vehículos motorizados contribuyó a que dejaran de hacer ofrendas a "La Vieja". Hoy los jóvenes se han olvidado de "La Vieja". Por cierto esa vieja es la abuela del Enano de Uxmal.

Esta experiencia nos indica que la toma de decisiones de manera unilateral y el desconocimiento de las prácticas locales rompen o borran las costumbres de las comunidades, contribuyendo a la pérdida de sus tradiciones.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios