20 de Septiembre de 2018

Opinión

Tres yucatecos ante la tumba de Atzompa en Oaxaca (2)

Fue muy emocionante estar en un sitio al cual no había entrado en más de mil años ningún ser humano

Compartir en Facebook Tres yucatecos ante la tumba  de Atzompa en Oaxaca (2)Compartir en Twiiter Tres yucatecos ante la tumba  de Atzompa en Oaxaca (2)

En la colaboración del domingo pasado informamos que una técnica desarrollada por especialistas yucatecos permitió el registro en tercera dimensión de una tumba en la zona de Atzompa, en Oaxaca, que, de otra forma, con los métodos tradicionales llevaría varios meses.

El equipo, integrado por el Ing. Christian Escalante, Lucely Tzab y el que suscribe, contribuyó para la liberación del acceso a fin  de introducir el escáner y hacer el registro.

Referimos que fue muy emocionante estar en un sitio al cual no había entrado en más de mil años ningún ser humano y nuestra colaboración con el aparato de exploración y que, con apoyo de unas lámparas,iluminamos la entrada y nos percatamos de que estaba recubierta con estuco pintado con líneas negras, una banda gruesa de color verde y recuadros de color negro con rojo.

Quedamos verdaderamente impactados al observar lo que había dentro de la tumba; los muros interiores estaban pintados con un fondo de color rojo, en la parte superior una banda remarcada con líneas negras con fondo verde y subdivisiones en forma de “I” mayúscula que separan diseños de círculos de color negro en forma de flor; el resto del muro rojo presenta diseños de círculos alineados de color blanco con reborde de color negro que  ocupan los tres costados del muro interior. El piso de la tumba tiene fragmentos de piedra que se han desplomado del techo plano y sedimento que no deja ver más.

En el extremo opuesto, al pie de la escalinata por donde descendimos, observamos un agrietamiento que no dejaba ver mucho. En este sector usamos de nuevo el escáner para registrar la profundidad de  la grieta que era más honda de lo que los ojos permitían ver.

Después del análisis consideramos que se trataba de otra tumba que varias semanas después se exploró y de donde se recuperó una urna impresionantemente bien conservada y que aún mantiene como si los hubieran pintado ayer los colores originales.

Esta experiencia de trabajo fue profundamente gratificante para los especialistas yucatecos, a pesar de las jornadas largas de exploración engañando el estómago para aprovechar el tiempo y concluir con la encomienda. Esta labor de registro nos ocupó tres días con el escáner, pero se demoraría varios meses de trabajo con el método tradicional.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios