20 de Septiembre de 2018

Opinión

Tristeza o duelo (2 de 4)

Una serie de cambios y pérdidas ocurren a partir de los 45 años que nos predisponen a la tristeza o al duelo.

Compartir en Facebook Tristeza o duelo (2 de 4)Compartir en Twiiter Tristeza o duelo (2 de 4)

A partir de los 45 años concurren una serie de cambios y pérdidas que nos predisponen a la tristeza o al  duelo que constituyen el segundo escenario a enfrentar en nuestro proceso de envejecimiento.

Veamos los más comunes:

1. Pérdida gradual de la salud física que solemos interpretar como pérdida de independencia y autonomía.
2. La posible pérdida de la pareja, familiares o amigos contemporáneos, que pueden complicarse con reacciones patológicas de duelo al durar más de un trimestre.
3. Pérdida de roles en el seno familiar, laboral y social que podrían hacernos sentir indeseados, inútiles y solitarios.
4. Cambios importantes en nuestras finanzas, sea por la llegada de la jubilación o por falta de previsión que nos pueden causar sentimientos de fracaso y frustración.
5. Cambios en nuestra estructura cerebral, en la neurotransmisión y hormonales propios todos de la edad y cuyos efectos  pueden impactar negativamente nuestra percepción de bienestar y calidad de vida. 

Jovencitos, la buena noticia es que a sabiendas de que estas pérdidas y cambios propios de nuestra edad nos hacen vulnerables a la tristeza y al desánimo, con apoyo del especialista y una actitud positiva vamos a aprender a manejarlos a nuestro favor y “Diez para la Vejez” es la herramienta útil para lograrlo. Síguenos aquí,  todos los jueves.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios