22 de Septiembre de 2018

Opinión

De triunfos y empates

Destaca en estos comicios las 5 alianzas PAN-PRD, lo que puede explicarse por la pésima y forzada selección de candidatos y la disgregación del voto perredista.

Compartir en Facebook De triunfos y empatesCompartir en Twiiter De triunfos y empates

El próximo miércoles será el último día de campaña y el domingo las elecciones, donde quedarán despejadas las dudas sobre los 12 gobiernos estatales en disputa; con esos resultados los politólogos intentarán sacar sus conclusiones en relación con las elecciones presidenciales de 2018  en su afán por anticipar el triunfo o la derrota del partido en el poder.

Y aunque todavía falta un buen tramo para el desarrollo de las campañas políticas en busca de la Presidencia y los resultados de este  5 de junio no puedan mecánicamente extrapolarse, sí pueden tener una influencia definitiva en la configuración de futuras estrategias políticas y la consolidación o el descarte de diversas candidaturas, como la de Moreno Valle, por el PAN, que quiere utilizar la de Puebla para disputarle a Margarita Zavala y Ricardo Anaya la candidatura.

Hay que partir del hecho de que Manlio Fabio Beltrones le puso al PRI la vara más alta al pretender que su partido pueda ganar 9 de las 12 gubernaturas en disputa, lo que, en principio puede interpretarse como un aliciente en busca de su competitividad, pero lo cierto es que de no alcanzarlas algunos lo interpretarían como la segura derrota del partido en el poder en las presidenciales, lo que no es del todo cierto.

Si nos atenemos a las últimas encuestas el PRI puede ganar en 7 gubernaturas en disputa, con amplio margen de ventaja en Sinaloa e Hidalgo; competidas en Durango, Quintana Roo, Zacatecas, Oaxaca, y Chihuahua. El PAN, en Tamaulipas y Puebla. El PRD, probablemente en Tlaxcala. 

En Veracruz y Aguascalientes, la guerra sucia de alta intensidad desatada contribuye a darle mayor grado de incertidumbre a un virtual empate técnico cuyos resultados probablemente se decidan en los tribunales electorales, ante la probable negativa de aceptación del triunfo del contrario.

Destaca en estos comicios el desastre configurado por las 5 alianzas PAN-PRD, lo que puede explicarse por la pésima y forzada selección de candidatos y la disgregación del voto perredista; de ganar alguna lo haría con un expriista, y eso descartaría de antemano una alianza de este tipo para las elecciones presidenciales con Anaya como candidato y Basave para la Ciudad de México.

Un fenómeno inusitado resultó la alianza de facto que estableció AMLO con el PRI, con el objeto de descarrilar la alianza PAN-PRD en busca de establecer sus “cabezas de playa” y consolidarse como candidato único de la izquierda. Así , lo que en la perspectiva del PRI fue un pacto para restarle votos a los auriazules se va consolidando para que Morena, si le alcanza el tiempo, acceda a sus primeras gubernaturas

Otro suceso inesperado es el fracaso rotundo de los candidatos independientes, lo que parece restarle viabilidad a los que se apunten por esa ruta para las presidenciales.Bueno eso muestran las encuestas; no obstante, la moneda está en el aire y los resultados electorales pueden variar considerablemente si los abstencionistas deciden participar.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios