15 de Octubre de 2018

Opinión

Un agradable anecdotario

La presentación del libro “Víctor Cervera Pacheco anécdotas de reporteros" fue un grato momento de encuentro amistoso lleno de recuerdos.

Compartir en Facebook Un agradable anecdotarioCompartir en Twiiter Un agradable anecdotario

La presentación del libro “Víctor Cervera Pacheco, anécdotas de reportero”, el sábado 22 por la mañana, en el Centro de Convenciones Siglo XXI, reunió a decenas de periodistas que trabajaron de cerca con el extinto dos veces gobernador y fue un grato momento de encuentro amistoso lleno de recuerdos. Tersa, tranquila y llena de anécdotas que pintan una parte poco conocida de la vida de quien fue el más importante político de la segunda mitad del siglo XX en Yucatán, la asamblea fue disfrutable y así lo hicimos todos quienes ahí estuvimos.

A mí no me pidieron colaborar en la obra –cuya compilación estuvo a cargo de Félix Ucán Salazar-, pero si lo hubieran hecho no habría aceptado porque en los tiempos en que VCP gobernó al Estado yo trabajaba en la Redacción supervisando y corrigiendo las notas de varios de quienes en ese libro colaboran –y que le pegaron duro al gobernante- y no tuve relación cercana con él.

De Cervera guardó el recuerdo de una cena fría (de la nevera a la mesa) de frijol con puerco en su casa de Itzimná (no la de ahora) luego de una gira que terminó a la medianoche, un ríspido intercambio en una rueda de prensa en la que me alzó la voz y le exigí que me respetara (ante el asombro de los compañeros reporteros que quizá estaban habituados a su explosividad) y unas botas color miel que me mandó con Manuel Triay y que me durarían hasta hoy si no me las hubieran “perdido” en mi casa.

También me parece que ejerció un gobierno unipersonal y omniabarcante (que no dejó crecer a toda una generación de políticos priistas), y que al libro le faltó que alguien hablara de sus derrotas a manos del PAN (le entregó a Patricio Patrón la gubernatura y lo venció Manuel Fuentes en las elecciones a la alcaldía en 2004).

Pero no soy un necio para no reconocer que sus obras de gobernante visionario sentaron las bases del Yucatán moderno. Avalo también su absoluto respeto al trabajo reporteril y me consta que siempre tuvo presentes a quienes desde la prensa militante y actuante colaboraron con él, porque muchos de quienes en esa época fueron reporteros bajo mi coordinación me lo decían frecuentemente.

A mi amigo Félix le recomendaría una buena revisión de los textos. Ya sabe que tengo manía de corrector.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios