23 de Mayo de 2018

Opinión

Un riesgo más para los niños

El mal uso de la tecnología es un factor de gran riesgo para niños y jóvenes, porque pueden ser víctimas de criminales...

Compartir en Facebook Un riesgo más para los niñosCompartir en Twiiter Un riesgo más para los niños

El mal uso de la tecnología es un factor de gran riesgo para niños y jóvenes, porque pueden ser víctimas de criminales que los acechan, a sabiendas que se encuentran desprotegidos, pues los padres no le ponen mucha atención a lo que hacen sus hijos cuando están enfrente de una computadora.

La estadística marca que en Quintana Roo, ocho de cada 10 menores que navegan en internet lo hacen sin supervisión de los padres, poniéndolos en desventaja ante verdaderos profesionales del crimen, quienes no tienen escrúpulos para lastimar a víctimas fáciles de convencer.

Otro fenómeno es el que en los últimos días ha provocado tragedias en Estados Unidos, luego de que varios niños que jugaban un violento video juego golpearon casi hasta la muerte a una compañera de escuela, mientras que en otro caso, una niña asesinó a sus padres por seguir las instrucciones de un personaje virtual.

Además del peligro que representa para los niños y jóvenes este tipo de video juegos, se suma el hecho de que a través del internet, muchos vivales contactan sobre todo a niñas, con las que entablan supuestamente una relación de amistad, que no es más que el principio de un engaño con consecuencias lamentables.

Los niños y adolescentes necesitan mucha protección de los padres y de la misma sociedad, al no contar con la madurez que sí tienen los adultos, son víctimas fáciles de sinvergüenzas que sólo buscan hacerles daño, porque saben que es muy difícil que las autoridades puedan castigarlos.

Todo lo que hagamos los padres con nuestros hijos para protegerlos de los serios peligros que se pueden encontrar en el internet, es poco cuando se trata de seres tan queridos, los cuales muchas veces se sienten aislados e incomprendidos y es en ese momento en el que se encuentran más vulnerables.

Los padres debemos ser comprensivos y no prohibir a nuestros hijos el uso de la tecnología, ya que eso solamente provocaría más problemas; lo que debemos hacer es convencerlos de que son personas importantes y que nadie tiene derecho a lastimarlos.

Se tiene la creencia de que los niños y jóvenes no entienden a los adultos, razón por la que los padres, en lugar de orientarlos, deciden llamarles la atención de maneras poco amigables, ocasionando más problemas de los que pretenden corregir.

No, los hijos sólo esperan comprensión de sus padres, cariño y protección, son personas sensibles, inteligentes, dispuestas a escuchar, siempre y cuando no sean tratados como si no tuvieran derechos ni sentimientos.

Nada de eso, nuestros hijos son reflejo de nosotros, pero si insistimos en tratarlos sin respeto, con la creencia de que no son capaces de entender, de sentir y pensar, sólo estaremos contribuyendo a que se alejen de nosotros y terminen en manos de quienes no se tentarán el corazón para hacerles daño.

Somos sus padres, ellos necesitan de nosotros, hagamos nuestra tarea de ser sus ejemplos para blindarlos de la malevolencia de un mundo que cada vez más, se aparta de los parámetros de solidaridad y comprensión que tanto daño han ocasionado a los más débiles.

La tecnología bien utilizada permite que podamos realizar nuestro trabajo, acceder a muchos conocimientos, interactuar con personas de otros países, hacer verdaderos amigos; sin embargo, debemos tener en cuenta que en el otro lado del ciberespacio también hay quienes sólo buscan una oportunidad para cometer alguna atrocidad.

Hay muchas recomendaciones de los expertos en el tema del uso de la tecnología, en particular sobre cómo y qué publicar a través de las redes sociales, evitando proporcionar información que pueda ser utilizada en nuestra contra.

Eso es muy importante, pero lo es más que nosotros los padres estemos siempre atentos con los hijos para evitar que sean víctimas de chantajistas, violadores, tratantes de personas y toda una caterva de seres despreciables que pululan en busca de niños y jóvenes que son blancos fáciles de manipular.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios