23 de Septiembre de 2018

Opinión

Una larga y oscura noche

Si el fallo sobre el alumbrado público no favorece al Ayuntamiento, los únicos damnificados vamos a ser los meridanos.

Compartir en Facebook Una larga y oscura nocheCompartir en Twiiter Una larga y oscura noche

El asunto del alumbrado público parece que va para largo, lo cual no suena tranquilizante y menos esperanzador. Termine como termine, quienes acabarán pagando los destrozos serán los meridanos, oiga a qué hora se lo digo.

Por un lado está el alcalde (panista), Renán Barrera, quien no deja resquicio a otra solución que no sea el cambio de las 82,000 lámparas; por el otro, la empresa ABC Leasing que, con lógica y parece que con razón, afirma que se va a juicio y qu se sujetó a las bases de la licitación a que convocó la Comuna (priista) anterior y que, si hay problemas, es por falta de mantenimiento de las redes y por deficiencias no atribuibles a la proveedora.

En medio de la rebambaramba, un asunto me causa miedo –diría que pánico-: el anuncio del alcalde de que va a comprar mediante adjudicación directa –dizque por  causas de fuerza mayor- tantas lámparas cuantas hagan falta para sustituir las 82,000 que no le gustan, que deja de pagar los 7.8 millones mensuales que debe y que los 218 millones restantes va a gastarlos en unas lámparas que sí funcionen.

Mi miedo se sustenta en que, si una vez disipado el humo de la batalla, cuando seguramente don Renán ya esté disfrutando de otro puesto político, el fallo no favorece al Ayuntamiento, los únicos damnificados vamos a ser los meridanos porque lo que está en pleito no es dinero del alcalde sino de todos. Me asombra (diría que me aterra) esa posibilidad. Imagínese un huecote en las finanzas municipales de casi 220 millones si tenemos que pagar de todos modos, aparte de que ABC Leasing querrá indemnización y de que en juicios de este tipo paga las costas el vencido.

Si yo fuera el alcalde pensaría dos veces antes de meterme en pleitos como el que se ve venir. Hay que tener en cuenta que lo que está en juego es patrimonio de los meridanos, no de una facción política. ¿Por qué no, en todo caso, endereza sus armas contra quienes, según le dicen al oído sus asesores, son los responsables de haber pedido luminarias de mala calidad? La noche se adivina oscura.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios