23 de Julio de 2018

Opinión

Una Policía hecha al vapor

En cuestión de tres semanas se enseñó a los policías rurales a marchar, se les uniformó y armó para brindar seguridad a sus conciudadanos.

Compartir en Facebook Una Policía hecha al vaporCompartir en Twiiter Una Policía hecha al vapor

Sin sustento jurídico, el pasado lunes el Gobierno Federal echó a andar en Michoacán la llamada Policía Rural Estatal. Integrada con ex miembros de los grupos de autodefensas, este remedo de cuerpo policial ha generado diversos cuestionamientos, como los siguientes:

Preparación: En cuestión de tres semanas se enseñó a los policías rurales a marchar, se les uniformó y armó para brindar seguridad a sus conciudadanos. De la noche a la mañana, convirtieron a agricultores, comerciantes y amas de casa en policías -“¡ya somos gobierno!, fue su grito de triunfo”-.

La cacareada Gendarmería Nacional lleva casi dos años preparándose y aún no opera. En el Ejército y la Marina, adiestrar a un recluta lleva unos tres meses cuando menos.

Organización: Se dijo que esta Policía dependerá de la Sedena, pero bajo el mando de la Secretaría de Seguridad Pública estatal -ante la cual rindió protesta-, y será pagada por el Gobierno del Estado.

¿Puede haber peor desorganización? Hay dos máximas que se ignoraron: “El que paga manda” y “El mando es indivisible”. Y damos por descontado que carecen de reglamento para la jerarquización y sucesión de mando, por ejemplo qué cargo tiene “Papa Pitufo”.

Legalidad: No basta un decreto administrativo para conformar esta fuerza rural. Es necesaria una ley, o reformar la existente, para definir sus facultades y alcances. La Ley Orgánica del Ejército y la Fuerza Aérea no prevé la figura de “fuerza rural estatal”, como tampoco lo hace la Ley del Sistema de Seguridad Pública del Estado.

Además, debe ser sujeta a los controles de calidad y confianza como el resto de las policías en el país,  pues se corre el riesgo de que se infiltren delincuentes, como ya ocurrió con las autodefensas.

A la luz de los hechos parece que la formación de esta Policía Rural no tiene nada que ver con la dimensión real de la seguridad o más bien de la inseguridad que se vive en Michoacán, si así fuere se sentó un mal precedente  porque siguen Tamaulipas, Guerrero, Estado de México…

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios