19 de Octubre de 2018

Opinión

Veda electoral

A Alberto, el jefe de familia Godínez le tocó apechugar ante los reclamos de su esposa Rosaura.

Compartir en Facebook Veda electoralCompartir en Twiiter Veda electoral

Ese día, en la casa de los Godínez se respiraba un ambiente tenso. Desde temprana hora, los miembros del clan fueron convocados para discutir la impertinencia de Alberto, el jefe de familia. Rosaura, su cónyuge, hizo uso de la palabra:
Te lo dije hasta el cansancio, pero, como siempre, ajeno a mis consejos, no te importaron mis advertencias.

Si tan sólo me prestaras atención de vez en cuando, hubieras usado pintura de agua. Ahora tendremos que afrontar las consecuencias de la estúpida decisión de tatuarte el rostro con el logotipo oficial del partido.

Ya me contaron lo fregón que te sientes y la revolución que has provocado al exhibirte de lo lindo en mítines,  concentraciones y actos de campaña con tal disfraz. Eso, sin dejar pasar la envidia malsana que has despertado entre tus correligionarios.

Entiendo que los dirigentes te prometieron premiar tu incondicional vocación y piensan postularte a regidor en las elecciones del 2018, pero por el momento nos urge hallar un arreglo.  

Es inconcebible que, con toda tu autosuficiencia, no contemplaras la veda electoral dispuesta por el artículo 237 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe).

Claramente  advierte de no difundir resultados de las preferencias electorales, propaganda gubernamental ni  informes de labores. También establece que están prohibidos actos proselitistas.

Eso quiere decir que los ciudadanos podrán ser sujetos de sanción por manifestarse a favor o en contra de algún candidato o partido político del 4 al 6 de junio. 

Así que ahora quiero que nos expliques a todos cómo le vas hacer para atender esos días el  puesto de frutas en el Lucas de Gálvez. Porque ni creas que voy a consentir que te la pases echado pegado a la televisión viendo la final de la Eurocopa, box o el campeonato nacional de futbol.

Y te advierto: no quiero que vuelvas a mencionar una vez más la mentecata ocurrencia de utilizar una máscara de luchador o maquillarte de payaso. Ya tenemos bastantes problemas con los tenderos por tu prepotencia. Pero todo en la vida tiene remedio, corazón. Ponte flojito. Esta vez te toca apechugar…

Cuentan que un vecino, al escuchar espantosos gritos, acechó por una ventana  del hogar de los Godínez. Pudo ver a Rosaura empapando en Cloralex una fibra de cocina.

 ¡Vaya biem!

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios