Visualizando lo ideal, viviendo lo real

La realidad de los recién egresados es visitar clientes, presentar tus servicios y que la gente conozca y valore tu trabajo y tu preparación.

|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Escritorio de lujo, silla de piel, un café por la mañana y una secretaria que te lleve la agenda para no perder ninguna cita. Creo que es el sueño de todo mexicano, profesionista, pero sobre todo recién egresado. 

Cuando estudiamos una carrera, estamos mentalizados a graduarnos, independizarnos y estar ingresando los miles de pesos que nunca te pagaron como pasante, o incluso a tener los lujos que nunca pudiste disfrutar como estudiante. 

Pero eso es una falacia, la realidad es otra si deseas comenzar una vida profesional independiente. Trabajar sin oficina, tocar puertas y que se cierren, secretaria ni pensarlo e incluso la silla de piel se convierte en la silla del café por la mañana. Todo tu tiempo tiene que estar enfocado en visitar clientes, presentar tus servicios y que la gente conozca y valore tu trabajo y tu preparación. 

Las situaciones que idealizamos no son las que suceden en la realidad. Es normal, tenemos que pasar por estos momentos para darnos cuenta de que la vida laboral independiente no es sencilla, aunque salgamos de la mejor universidad la competencia es muy fuerte, y tenemos que competir no sólo con los recién egresados, sino con los profesionistas que ya se han abierto un camino en el medio. Lo importante es no rendirse, sólo confiar, estudiar y nunca dejar de trabajar.

Cargando siguiente noticia