24 de Septiembre de 2018

Opinión

Vuelven a las andadas

Nada cambió. Porque este viernes el magisterio canceló la jornada escolar para efectuar sus...

Compartir en Facebook Vuelven a las andadasCompartir en Twiiter Vuelven a las andadas

Nada cambió. Porque este viernes el magisterio canceló la jornada escolar para efectuar sus juntas sindicales –al menos eso dicen–, construyendo un mega puente de esos que son el sello de la casa. Con esto echan por tierra la pretensión de recuperar el tiempo perdido por los paros tan prolongados en 2013.

La suspensión de labores abarca escuelas particulares, y ocurre curiosamente de cara a un puente con motivo del aniversario de nuestra Constitución, cuya fecha exacta es el cinco de febrero, sin que a muchos en las filas magisteriales en verdad importe la trascendencia de este suceso histórico.

El magisterio debe evitar este tipo de actos que tanto los degradan en lo social, ya que frenan el aprovechamiento escolar y mantienen a Quintana Roo en una inaceptable posición que debe ser superada a base de constancia y calidad en la enseñanza. Pero cualquier excusa es buena para prolongar el asueto, como se ha comprobado de nuevo este viernes.

Y sobre el mismo sector, la Secretaría de Educación y Cultura debe fijar una postura ante el cobro de cuotas voluntarias que no ha sido erradicado, pese a los mandatos, promesas, reformas e intervenciones enérgicas, desatendidas por muchos directores sin que reciban su merecido “jalón de orejas”.

Obligada es la intervención de la Sociedad Estatal de Padres de Familia que debe pasar a la acción, ya que se ha especializado en fijar posturas ante los medios de comunicación — hablando por ejemplo del operativo mochila—, pero sin intervenir para orientar y respaldar a los padres de familia.

Presa de vándalos

Gran parte de las obras del corredor escultórico de la capital del estado han sido presa de vándalos que las han pintarrajeado, dando una mala imagen a turistas y visitantes. Al inicio del bulevar Bahía fue atacada una obra que se ubica en una zona sin vigilancia y en penumbras, cerca de una tienda de autoservicios ubicada en las cercanías del Tribunal Superior de Justicia.

Mucho tenemos que trabajar en cuanto a formación cultural de nuestros jóvenes, ya que el ataque a nuestro corredor escultórico no es un asunto de vigilancia, ya que los pueblos deben ser los principales guardianes de su patrimonio cultural, guste o no.

Y hablando del tema, la megaescultura de la bahía de Chetumal permanece convertida en un problema de imagen urbana a la vista de todos, sin que se tenga un plan de rescate que implique la inyección de recursos colosales.

Tarde o temprano las instancias guberna- mentales tendrán que intervenir en el tema de esta megaescultura que ha sido un dolor de cabeza irremediable y un costoso error que debe servir de lección para no tropezar con la misma piedra.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios