26 de Septiembre de 2018

Opinión

¿Y si Tulum logra ser Pueblo Mágico?

En el marco de las celebraciones por el Día Mundial de Turismo, la delegación quintanarroense inició las gestiones formales en el encuentro de Guadalajara para incluir a Tulum...

Compartir en Facebook ¿Y si Tulum logra ser Pueblo Mágico?Compartir en Twiiter ¿Y si Tulum logra ser Pueblo Mágico?

En el marco de las celebraciones por el Día Mundial de Turismo, la delegación quintanarroense inició las gestiones formales en el encuentro de Guadalajara para incluir a Tulum, además de Isla Mujeres, Holbox y Felipe Carrillo Puerto, dentro del esquema Pueblos Mágicos, cuya propuesta completa será presentada antes de concluir el año.

Debe ser un paso serio, con el mayor de los sustentos, dadas las nuevas condiciones del programa, desde hace tiempo en entredicho debido a que muchas comunidades del país fueron incorporadas sin los méritos suficientes en la pasada administración, han criticado autoridades federales de Turismo en funciones.

Esa nueva realidad obliga a convertir a dichos Pueblos en herramientas de progreso comunitario, con el fortalecimiento de la participación social, impulsando la competitividad e inclusión productivas, con el claro objetivo de que todo ello sea sustentable en materia ambiental.

Tulum posee atributos de sobra. Desde la ciudad amurallada maya, hasta los cenotes, los parques temáticos, el Parque Nacional declarado en 1981 y los hoteles más confortables del país, forman parte de la amplia oferta.

De lograr la categoría por sus innumerables atractivos, por ley deberán proteger, conservar y potenciar sin modificaciones drásticas estas bellezas. Significaría mantener prácticamente intacto a uno de los pocos reductos naturales de la región, con potencial para consolidar a la Riviera Maya en el líder latinoamericano en materia turística.

De lograrse, las políticas turísticas de gobierno y de empresas privadas deberán reorientarse. Implicará que la mayoría de los esfuerzos serán dirigidos a favorecer a la población a través de las múltiples actividades del ramo.

Todo esto en un contexto propicio, en un momento inmejorable. El Estado es líder en la generación de empleo en el área: brinda trabajo a la población local y a miles que buscan elevar su calidad de vida.

Tulum está a tiempo de ser un polo de desarrollo ejemplar. Contrario a lo que ocurrió en Cancún y está sucediendo en Playa del Carmen, aquí se pueden articular las políticas desde cero. Es el terreno ideal para aplicar en su sentido más estricto la Política Nacional Turística, que busca ordenamiento y transformación sectorial; innovación y competitividad; fomento y promoción, y sustentabilidad y beneficio social.

El reconocimiento de la importancia del sector, los instrumentos legales, los recursos económicos y la voluntad política ya están en la mesa, y es momento de ejecutar todos los planes. El crecimiento del turismo no podría ser posible sin el apoyo de todas las autoridades, y con la creación del Gabinete Turístico que reúne a diversas dependencias federales coordinadas por la secretaría de Turismo, se comprueba que el progreso debe darse “aquí y ahora”.

Tulum puede convertirse en el paladín del cambio, en la cuna de la transformación turística, en el ejemplo nacional para los desarrollos programados en el resto del país. Las condiciones, debe insistirse, están dadas para lograr aquí un prototipo que sirva a la nación.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios