22 de Junio de 2018

Opinión

Ya no inventen, por favor

Faltan cosas que ver en el caso de las luminarias: las bases de la licitación, los contratos firmados y demás información que debe estar a disposición de cualquier ciudadano.

Compartir en Facebook Ya no inventen, por favorCompartir en Twiiter Ya no inventen, por favor

Dicen que los políticos no cometen muchos errores, que sólo hacen uno y que los demás sólo son secuelas del mismo y tal parece que el alcalde Renán Barrera, por no escuchar consejos, ya lo perpetró, y lo hizo en uno de sus programas“bandera”que están orientados por la obsesión electorera de desacreditar a la administración municipal anterior, del PRI.

Porque independientemente de que no se puede pasar todo un gobierno sin más programa que el de subsanar las reales o supuestas deficiencias de gobiernos anteriores, lo cierto es que al que acusa de corrupción lo mínimo que se le puede exigir es una actuación con estricto apego a la ley.

Y en el caso de la adquisición de luminarias el Ayuntamiento actuó de manera no sólo desaseada, sino ilegal.
Con las exigencias  de transparencia y rendición de cuentas las cosas han cambiado; ya no basta que un grupo de “notables” se ponga de acuerdo para obtener el beneplácito de la sociedad, puesto que cualquier ciudadano tiene el derecho de pedirle cuentas a la autoridad y de acceder a la información correspondiente. De confrontar la documentación con la realidad.

Por ello no resulta extraño que un grupo de ciudadanos, de empresarios en concreto, se hayan acercado a los representantes priistas para denunciar que el costo de las lámparas que adquirió el Ayuntamiento supera en un 100%  el precio de las que ellos venden al menudeo.

Y que tirando la punta de esta madeja se haya puesto al descubierto la perniciosa actuación de la autoridad municipal, desacreditando todos y cada uno de los argumentos que usó para justificar su proceder. Desde el origen chino de ambas lámparas, hasta su fobia a la licitación que marca la Ley, develando en principio su incapacidad administrativa.

Porque solamente hacía 2 meses que en licitación pública habían adquirido 600  lámpara a la mitad del precio de las 72 mil que adquirieron mediante un “innovador” proceso en el que no dudaron en burlarse de la cúpula de las organizaciones empresariales que conformaron un a legal “consejo ciudadano”, uno de cuyos miembros resultó altamente beneficiado.

Si ese es el precio que tenemos que pagar por sus innovaciones, por favor que ya no inventen.  

Y por supuesto pueden surgir las explicaciones inverosímiles y disparatadas para que cuadren los números, desde la falsedad de que las que compraron primero no tienen focos, hasta el ingenuo, por decir lo menos, costo del financiamiento, a 6 ó a 24 meses, según quien declare. Pero faltan cosas que ver: las bases de la licitación, los contratos firmados y demás información que debe estar a disposición de cualquier ciudadano.

Una certeza tiene la ciudadanía: el Ayuntamiento ha violado la Ley al no someter a licitación la adquisición de lámparas.Y una duda: ¿qué costo de financiamiento está pagando Renán?

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios