Protección de la privacidad de la información y los datos durante pandemia por coronavirus

En la lucha contra el coronavirus, las autoridades públicas deben poder confiar en los datos, incluidos los de salud, a fin de determinar el mejor procedimiento para mitigar la expansión de la cepa.

|
En una crisis de la salud pública los gobiernos deben plantearse cómo garantizar la dignidad y la privacidad individual de las personas en la mayor medida posible. [Foto: Pixabay]
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

ESTADOS UNIDOS.- Divulgar información relacionada con la salud durante la crisis sanitaria provocada por la pandemia de coronavirus, incluidos los resultados positivos o negativos de una persona, no solo incrementa los desafíos relacionados con la protección de la privacidad y los datos personales, sino que también pone en peligro la seguridad y el orden público, genera riesgos de discriminación y hasta puede provocar ataques físicos o en línea e incluso amenazas de muerte, así lo manifiesta una publicación realizada por The New York Times, en donde se trata el delicado tema de la privacidad de la información en los tiempos de Covid-19. 

Access Now, la organización internacional sin ánimo de lucro, dedicada a los derechos humanos, la política pública, y el activismo por la defensa del Internet abierto y libre, lanzó recientemente en su sitio oficial un documento por medio del cual provee las recomendaciones para la protección de la privacidad y los datos en la lucha contra el Covid-19

Te puede interesar: Zoom compra Keybase para más seguridad en videoconferencias

De acuerdo con la organización la información de salud es privada y sensible por naturaleza y revela detalles íntimos sobre la vida de las personas. El uso, la recolección y cualquier otro procesamiento de esta información se deben proteger, idealmente, mediante una ley integral de protección de datos.​ El uso de la información de salud (que comprende el tipo de sangre, las condiciones médicas preexistentes, la información sobre el género y los registros de temperatura corporal,entre otros datos) se encuentra, por lo general, estrictamente limitado. No obstante, en una crisis de la salud pública, el dilema no es ​si​ los gobiernos pueden usar los datos de salud para ayudar a combatir la crisis, sino ​cómo​ deben hacerlo para garantizar la dignidad y la privacidad individual en la mayor medida posible.

En la lucha contra el Covid-19, las autoridades públicas deben poder confiar en los datos,incluidos los datos de salud, a fin de determinar el mejor procedimiento para mitigar la expansión del virus e identificar qué medidas se deben adoptar para proteger a las personas y sus derechos durante y después de la crisis. Las disposiciones aplicadas deben ser transparentes, necesarias y proporcionadas. Además, cuando existan leyes de privacidad y protección de datos, estas deben incluir excepciones claras que se apliquen a las crisis de salud pública a fin de permitir un uso más permisivo del habitual.

 

¿Imposición de la tecnología ante la crisis sanitaria por Covid-19?

 

Respecto al tema, investigadores de la Universidad de Oxford publicaron en la revista Science que “la propagación viral es demasiado rápida para ser contenida mediante el seguimiento manual, pero podría controlarse si este proceso fuera más rápido, más eficiente y sucediera a escala”. En este sentido, recomienda: “Una aplicación de seguimiento que cree un registro de contactos de proximidad y que notifique de inmediato los contactos de casos positivos puede lograr el control de la epidemia si la usan suficientes personas. Enfocando las recomendaciones solo en aquellos que están en peligro, la epidemia puede ser contenida sin necesidad de cuarentenas”.

A la vez sugieren normas éticas que tendría que tener en cuenta una correcta implementación de la app. Entre las condiciones para el uso ético, se destacan: 

  • Que sea supervisada por un consejo inclusivo y transparente que incluya miembros del público. 
  • Garantías de equidad en el acceso y el tratamiento. 
  • El uso de un algoritmo transparente y auditable
  • Integrar la evaluación y la investigación para informar el correcto manejo de futuros brotes. 
  • Cuidadosa supervisión y protección efectiva sobre los usos de la información. 
  • Compartir conocimiento con otros países de ingresos bajos y medios. 
  • Asegurar que las decisiones en política y práctica sean guiadas por valores morales como : respeto moral igualitario, justicia y la importancia de reducir el sufrimiento. 

Finalmente, el artículo científico asevera que “las personas deberían tener el derecho de decidir el adoptar esta plataforma. La intención no es imponer la tecnología como un cambio permanente en la sociedad, pero creemos que bajo estas circunstancias de pandemia es necesario y justificado proteger la salud pública”.

 

Cargando siguiente noticia