16 de Diciembre de 2017

Tecnología

Roomba: de aspiradora autónoma a espía

Los creadores de la máquina quieren vender los datos y la distribución de los hogares a terceros.

El primer modelo de Roomba salió a la venta en 2002 y desde entonces han vendido más de 14 millones. (iRobot)
El primer modelo de Roomba salió a la venta en 2002 y desde entonces han vendido más de 14 millones. (iRobot)
Compartir en Facebook Roomba: de aspiradora autónoma a espíaCompartir en Twiiter Roomba: de aspiradora autónoma a espía

Agencia
España.- Una máxima se extiende en Silicon Valley como faro para alumbrar nuevos negocios: “Los datos son el nuevo petróleo”. iRobot, el fabricante de la popular aspiradora inteligente Roomba, quiere vender los datos con los planos y la distribución de los hogares que proporciona la máquina a terceros, informa El País

La empresa, nacida en el MIT en 1990 y cuya finalidad inicial era crear robots que desactivan bombas, ha reconocido que quiere compartir la información de las casas de sus clientes con otros fabricantes como Google o Apple.

En una entrevista con Reuters, Colin Angle, fundador y consejero delegado de la empresa, ha desvelado su plan para comercializar los datos: “Hay todo un ecosistema de aparatos y servicios que se pueden ofrecer a los hogares una vez que tienes un mapa de la casa bien hecho y cuyo dueño nos ha dado permiso para compartir”. Entre los aparatos a los que se refiere se incluyen lámparas, termostatos o cámaras de seguridad.

También te puede interesar: ¿Sabías que los audífonos de iPhone están inspirados en Star Wars?

El directivo ha confirmado que esperan comenzar a ofrecer esta información en los próximos años. De momento, cuentan con una única integración con tecnología de terceros. Dos de sus modelos se conectan con Alexa, el asistente de voz de Amazon. De modo que se pueden ejecutar órdenes del tipo: “Alexa, pasa la aspiradora en el salón”. Una posible utilidad de estos mapas podría ser preguntar a los asistentes de voz, ya sea Siri, Alexa o Google, dónde hemos dejado el iPad.

Roomba fue el primer robot en entrar en el hogar. La aspiradora ha sabido dar con la tecla para suplir al modelo tradicional y lidera el negocio con el 68,5% del mercado mundial y más del 80% en España. Se puede programar para que limpie mientras se está fuera, es cómoda y cada vez más inteligente. A medida que se usa, va reconociendo los lugares y limpia siguiendo patrones para no dejar ningún rincón del hogar sucio. Ni la moqueta ni el parqué se le resisten. Los últimos modelos, fruto de los tiempos, incluyen una aplicación para conectarse al móvil a través del wifi del hogar y controlarla a distancia. Son precisamente estos últimos modelos los que cartografían los hogares.

El primer modelo salió a la venta en 2002 y desde entonces han vendido más de 14 millones. En 2015 estrenaron el modelo 980, con un precio de 900 dólares (unos 775 euros). Fue el primero en incluir la tecnología de navegación para almacenar un mapa y reconocer los espacios. Para ello cuenta con una cámara con una inclinación de 45 grados que registra el espacio en busca de cambios y obstáculos. Después, almacena los datos y los analiza para poder limpiar mejor y, como se acaba de conocer, la empresa podrá sacar réditos de esa información. iRobot ha aclarado que no la venderán sin permiso del consumidor, pero no queda claro si el permiso se dará de facto al adquirir el aparato o se tendrá que dar consentimiento de manera más explícita.

El profesor de la Universidad de Cornell especializado en robótica Guy Hoffman ha explicado a Reuters que el acceso a estos mapas sería un gran avance para la industria de la tecnología en el hogar: "Ahora mismo funcionan como un turista en Nueva York que nunca sale del metro. Hay mucha más información de la ciudad, pero se pierden el contexto de lo que sucede en la superficie de cada estación".

Según IHS Markit, firma especializada en análisis financiero, el mercado del hogar inteligente alcanzó la cifra de 9.800 millones de dólares en 2016 (8.430 euros) solo en Estados Unidos, con una proyección de un crecimiento del 60% en 2017. A pesar de que la idea de Angle ha generado gran polémica entre los consumidores, los inversores le han dado su visto bueno con una subida del 21% tras el cierre de Wall Street.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios