Los smartphones podrían ser la clave para prevenir suicidios

Un estudio reciente analiza la posibilidad de de detectar patrones de un posible suicidio.

|
(Pixabay/ Imagen ilustrativa)
(Pixabay/ Imagen ilustrativa)

Agencia
ESTADOS UNIDOS.- El suicidio ya es considerado como la segunda causa de muerte entre adolescentes. Y es también en extremo, difícil de prevenir. Sin embargo, es posible que el teléfono al ser un apéndice para los adolescentes, una herramienta que podría ayudar en este sentido. 

De acuerdo a Infobae, un estudio en desarrollo ‘Evaluación móvil para la predicción del suicidio (MAPS)’, se propone determinar si las corrientes de información de los smartphones de los adolescentes permitirían —en combinación con el aprendizaje automático y los conocimientos de la psicología sobre conducta suicida— crear un algoritmo que detecte aumentos en el riesgo. 

La investigación, en la que participan las universidades de Oregon en Eugene y de Columbia, reclutó a 200 chicos de entre 13 y 18 años que, con la autorización de sus padres, permiten un registro 24/7 de sus vidas digitales durante seis meses.

También te puede interesar: De esta manera puedes saber si tu celular está siendo espiado 

Además de registrar en su totalidad mensajes escritos, tonos de voz en llamadas, expresiones faciales en selfies, música que escuchan, videos que miran, tiempo de movilidad y tiempo de permanencia en el hogar, la app que los científicos instalaron en los teléfonos presenta preguntas una vez por semana: "En los últimos días, ¿con qué frecuencia has pensado en matarte?"; "¿Hiciste un plan para suicidarte?"; "¿Hiciste un intento de suicidio?".

En general los mejores indicadores de una posible conducta suicida en los adolescentes son demográficos o clínicos: angustia, disfunción social (por ejemplo, si son víctimas de bullying), problemas de sueño. Nada que permita evaluar el riesgo inmediato e intervenir para evitarlo. 

Randy Auerbach, profesor de psicología en Columbia e investigador de MAPS, explicó a Science por qué el estudio es importante aunque tenga aspectos de invasión de la privacidad: "Los chicos se están suicidando en cifras récord, y lo que hemos tratado de hacer tradicionalmente no funciona. Realmente necesitamos reconsiderarlo".  

Se sabe qué factores como un intento previo, la depresión y el abuso de sustancias aumentan el riesgo de suicidio en la población en general, como también la enfermedad crónica y el acceso a herramientas para terminar con la vida. "El problema es que esos factores de riesgo engloban a una enorme cantidad de personas, pocas de las cuales están en peligro inminente. Y no cambian mucho de un día para el otro, mientras que los impulsos suicidas sí lo hacen", explicó el artículo. 

En ese punto el smartphone ubicuo cobra enorme utilidad. En sus corrientes ricas de información irrelevante se esconden señales de sufrimiento que, en caso de ser comprendidas, permitirían intervenir en el momento del impulso. Desde septiembre de 2018 este estudio intenta identificarlas. 

La aplicación en la que se realiza el estudio, Evaluación cómoda de los estados de riesgo (EARS) aprovecha la naturalidad con que los chicos llevan su teléfono para medir continuamente las variables relevantes. "Nuestro objetivo es mejorar la predicción de pensamientos y conductas suicidas y brindar a médicos y pacientes herramientas confiables, expansibles y factibles que reducirán la pérdida de vidas innecesaria". 

El co-investigador Nicholas Allen, psicólogo clínico de la Universidad de Oregon en Eugene Allen, dijo a Science que años de práctica le dejaron una lección valiosa: "La mayor parte de los impulsos suicidas son efímeros. Cuando he visitado en el hospital a pacientes que se recuperaban de un intento, siempre me dijeron 'Estoy muy contento de no haber muerto'". De ahí, opinó, la importancia de MAPS: ayudar a que la gente pase esos momentos oscuros.