Estudio: Anticuerpos generados por Covid-19 durarían dos o tres meses

El estudio, liderado por las científicas Andrea Castro y Kivilcim Ozturk, reveló que los anticuerpos disminuyen un 75% a los tres meses siguientes a la enfermedad

|
Foto de contexto: Pixabay.
Recibe noticias y descuentos exclusivos en tu correo
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Ciudad de México.- Un nuevo estudio sugiere que los anticuerpos producidos tras la infección del Covid-19 prevalecen menos tiempo del que se creía, ya que estos se desarrollan a gran velocidad entre los días siete y 14 de la enfermedad y comienzan a disminuir durante la fase de convalecencia temprana en un 75%, por lo que los expertos aseguraron que el paciente podría perder la inmunidad durante los dos o tres meses posteriores a la infección.

Investigadores de la Universidad de California en San Diego analizaron, mediante estudios en un silicio, la respuesta inmunitaria de pacientes del nuevo coronavirus, o también conocida como "seroconversión".

Este método consiste, principalmente, en los experimentos o análisis que se realizan por ordenador mediante algoritmos de predicción computacional.

Los resultados, publicados en "Plos one", sugirieron que las personas recuperadas del Covid-19 produjeron inmunoglobulina tipo M Y G, IgM y IgG respectivamente. 

¿Qué es el IgM y el IgG?

Estos son dos clases de los cinco tipos de anticuerpos desarrollados por el organismo humano, presentes en los fluidos internos del cuerpo como la sangre.

La IgM es el primer anticuerpo que fabrica el cuerpo y está presente en el 6% de la sangre, mientras que IgG es la más común de las sustancias segregadas, que brinda protección contra las infecciones y que tardan cierto tiempo en generarse, después de una infección o vacunación.

El estudio, liderado por las científicas Andrea Castro y Kivilcim Ozturk, reveló que la seroconversión de grupos sintomáticos contó con niveles más altos de IgG (el tipo de inmunoglobulina que se desarrolló en mayor cantidad), en comparación de aquellas personas que atravesaron la enfermedad asintomáticamente en la fase de convalecencia temprana, para luego ralentizar en un 75% su producción durante los tres meses siguientes a la enfermedad.

"Esto sugiere que la respuesta sistémica de anticuerpos que sigue a la infección natural con SARS-CoV-2 es de corta duración, con la posibilidad de que no haya inmunidad residual después de 6-12 meses, afectando principalmente a los anticuerpos neutralizantes en plasma", expusieron las autoras principales del trabajo.

Además, revelaron que en el caso de los pacientes con Covid-19 grave, las personas desarrollaron células B de tipo innato o también conocidos como glóbulos blancos, lo que quiere decir que, pese a que se encargan de proteger al organismo de las infecciones, lo hacen de manera inespecífica por lo que no confieren inmunidad a largo plazo:

"Lo que afecta la producción de memoria de larga duración o células B de alta afinidad".

También te puede interesar:

 ¿Tienes alto el colesterol? Bájalo con esta agua de avena con limón

 Vacuna Pfizer puede almacenarse dos semanas sin temperatura ultra fría

 Expertos desaconsejan la mezcla de vacunas; sólo en caso de emergencia

Cargando siguiente noticia