16 de Agosto de 2018

México

Nuevo Aeropuerto cambiará el rostro de México

Alrededor de la nueva terminal aérea se construirán espacios públicos y otras obras para que la zona sea 'un polo de desarrollo'.

Los terrenos que ocupa el actual AICM serán utilizados para equilibrar el desarrollo urbano de la zona oriente del Distrito Federal. (Archivo/SIPSE)
Los terrenos que ocupa el actual AICM serán utilizados para equilibrar el desarrollo urbano de la zona oriente del Distrito Federal. (Archivo/SIPSE)
Compartir en Facebook Nuevo Aeropuerto cambiará el rostro de MéxicoCompartir en Twiiter Nuevo Aeropuerto cambiará el rostro de México

Agencias
MÉXICO, D.F.-  El miércoles, el gobierno federal anunció la construcción del nuevo aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, la obra más ambiciosa de la actual administración y que costará unos 169 mil millones de pesos.

Ante el levantamiento de lo que será uno de los aeropuertos más grandes y sustentables del mundo, obra de los arquitectos Norman Foster y Fernando Romero, surgen muchas preguntas sobre qué pasará con la actual terminal aérea y los terrenos que ocupa.

El gobierno federal buscará que en los terrenos que ocupa el actual aeropuerto se detone actividad económica en beneficio de los pobladores de la zona, que se construyan espacios urbanos públicos y de servicios.

Se espera que para 2020 el nuevo aeropuerto registre 410 mil operaciones y transiten por él más de 50 millones de pasajeros

Además la zona deberá satisfacer necesidades básicas de vivienda y generar un entorno ambientalmente sostenible.

El gobierno considera que cuando el aeropuerto actual deje de funcionar debe "contribuir a ordenar y equilibrar el crecimiento urbano de la zona oriente de la zona metropolitana del Valle de México".

El actual aeropuerto operará y funcionará normalmente hasta que el nuevo sea inaugurado debido a que es "técnicamente incompatible tener dos aeropuertos operando de manera simultánea en una distancia tan corta" porque estarán separados por tan solo 10 kilómetros.

El uso que se plantea para los terrenos del actual aeropuerto buscarán que el área, incluido el nuevo aeropuerto sean "un polo de desarrollo en la Zona Oriente del Valle de México".

Se plantea que, como actualmente la actividad económica se encuentra concentrada en el poniente de la ciudad, las obras ayuden a que los habitantes del oriente de la capital ya no tengan que trasladarse de un extremo a otro.

Tres etapas

El proyecto de construcción del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México está dividido en tres etapas:

Primera etapa, 2015-2020

La primera etapa empezará en 2015, con las obras hidráulicas en octubre y la infraestructura aeroportuaria a mediados de julio, dijo el secretario de Comunicaciones y Transportes.

El costo total de la primera etapa, de 2014 a 2020, será de 169 mil millones de pesos.

Este año podrían iniciar las reuniones con empresas para la licitación de la obra, pues el secretario explicó que antes de iniciar la construcción debe haber un proyecto de ingeniería de la constructora. En 2014 se invertirán 4 mil 822 millones de pesos.

En 2020 deberá estar concluida la primera etapa con tres pistas paralelas de operación simultánea, 410 mil operaciones al año, 118 plataformas de aeronaves y capacidad para más de 50 millones de pasajeros al año, el doble de las personas que viajan en el AICM actualmente.

Segunda etapa, 2020

La segunda etapa deberá iniciar en 2020, fase durante la cual se construirán otras 3 pistas con operaciones triples simultáneas.

Según el Proyecto Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México el "será un aeropuerto con capacidad de expansión conforme a las necesidades de desarrollo que vaya requiriendo el país, logrando atender las necesidades aeroportuarias de los siguientes 50 años".

Para 2065, el nuevo aeropuerto llegará a su máxima capacidad con 6 pistas, que transportarán a 120 millones de pasajeros al año y habrá un millón de operaciones anuales, de acuerdo con Gilberto López Meyer, director general de Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA).

Tercera etapa

Aunque no se han detallado las obras de la tercera etapa, el Presidente anunció que se construirá una zona habitacional con servicios de salud, áreas comerciales, culturales y deportivas y un centro de convenciones para los trabajadores del aeropuerto.

Además se planea la construcción de centros de capacitación y desarrollo tecnológico y un Nuevo Parque Metropolitano de Texcoco estará en 670 hectáreas al oriente del Valle de México.

El nuevo aeropuerto utilizará energías limpias y tecnologías verdes, por lo que se instalarán 24 plantas de tratamiento, sistemas de ventilación natural y se entubarán 25 km de drenaje a cielo abierto para evitar inundaciones.

El aeropuerto se construirá en 4 mil 430 hectáreas aledañas al actual Aeropuerto Internacional en la zona oriente del DF, la cual es propiedad del gobierno federal y está comunicada por una red carretera.

Puedes ver aquí los detalles del proyecto arquitectónico

¿Y en los alrededores?

El gobierno federal tiene prevista la realización de diversas obras adicionales al nuevo aeropuerto capitalino en beneficio de la zona en la que se edificará la terminal aérea.

Los vecinos del nuevo aeropuerto serán más de 4 millones de personas, por lo que el gobierno federal prevé acciones de regulación, rediseño urbano y reordenamiento de la zona para que no tengan afectaciones.

Alrededor del nuevo aeropuerto se construirán espacios públicos, espacios para investigaciones ambientales y nuevos parques.

El proyecto también incluye obras para mejorar la movilidad desde y hacia el aeropuerto, tanto del Distrito Federal a la zona, como de las zonas colindantes del Estado de México.

Plan maestro

Lo que el gobierno federal espera que ocurra con la construcción del nuevo aeropuerto es un ordenamiento de la zona, por lo que delimitarán qué se puede hacer y en dónde se puede hacer.

Para ello se realizará el plan maestro del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, cuyo contenido se irá dando a conocer conforme se vaya desarrollando.

Para la realización del plan participarán autoridades locales, tanto a nivel municipal, delegacional como el gobierno del Estado de México.

¿Qué habrá alrededor del aeropuerto?

  • Habrá un "parque metropolitano" de más de 600 hectáreas.
  • Permanecerán las más de un millón de viviendas que actualmente hay en la zona.
  • Se generarán nuevos centros de trabajo, más espacios públicos, parques y centros deportivos.
  • Se construirán centros de salud e instituciones educativas.

¿Afectaciones al medio ambiente?

El nuevo aeropuerto contempla un plan hidráulico para el saneamiento y recuperación de agua y la mitigación de riesgos de inundación.

  • Se entubarán 25 km de cauces en la zona contigua para reducir el riesgo de inundaciones y los malos olores que hay en la zona.
  • Se construirán 39 km de túneles que mejorarán el sistema de drenaje de la zona.
  • Se construirán 145 km de colectores marginales de los 9 ríos para evitar escurrimientos de aguas negras.
  • El proyecto prevé también que los depósitos de basura se conviertan en fuentes de energía a partir de biogás.
  • 100% del suministro para su operación provendrá de fuentes energéticas renovables.
  • 70% del uso del agua vendrá de sus propias aguas residuales tratadas.

Segundo piso

El proyecto del nuevo aeropuerto incluye la construcción de un segundo piso vehicular de 18 kilómetros de extensión sobre el Viaducto Río Piedad, la principal vialidad que cruza la ciudad de México de poniente a oriente, más una vía de acceso controlado de 17 kilómetros desde donde termina esa vialidad hasta las instalaciones de la nueva terminal.

A esos 35 kilómetros de nuevas vialidades se suma otro proyecto de 10 kilómetros a lo largo de la avenida Vasco de Quiroga, en la zona poniente, para darle conexión a Santa Fe, Las Lomas y los nuevos desarrollos de Huixquilucan hacia el Viaducto.

Actualmente, el Viaducto Miguel Alemán o Viaducto Piedad como también se le conoce, es una vía rápida que cruza la parte central de la ciudad de tres carriles de circulación que a lo largo del día sufre de severos asentamientos viales, sobre todo en las horas pico y es el único derecho de vía con que cuenta la ciudad en ese trayecto este-oeste para una construcción de esa índole.

Conectividad y movilidad

La construcción del nuevo aeropuerto implicará además 12 proyectos viales entre los que se cuenta esa ampliación del Viaducto, que se describen bajo el rubro "Más opciones de conectividad y movilidad", en el documento de presentación del proyecto Visión Integral, Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, elaborado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

La SCT informó que se analizan estas 12 obras destinadas al transporte vehicular "para mejorar la red de conectividad y movilidad existente".

En contraste, para trasladar al resto de los 120 millones de usuarios por año que tendrá el aeropuerto sólo se enlistan siete obras de transporte público y las siete son sólo ampliación de lo existente pues no aparece ninguna nueva.

Entre estas se encuentran:

  • Ampliación del Metro, desde Pantitlán hasta la nueva terminal, 13km.
  • Ampliación del Metro, desde Múzquiz, en la Línea B, hasta la nueva terminal, 9 km
  • Ampliación en 11 km del Mexibús que corre por la vía Morelos, al norte de la ciudad
  • Ampliación de las líneas 4 y 6 del Metrobús
  • Metrobús Pantitlán al Periférico Oriente, más la reconfiguración del paradero de Pantitlán.

Las obras viales incluidas en el proyecto suman 190.4 kilómetros, y entre ellas destacan la vía perimetral de acceso al nuevo aeropuerto, la conexión del mismo con el Circuito Exterior Mexiquense y la "Mejora de 12 intersecciones en la ciudad de México para solucionar cuellos de botella en las vialidades de acceso al nuevo aeropuerto.

(Información de Milenio)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios