13 de Diciembre de 2018

México

España y México, al rescate de tesoro hundido en Campeche

El acuerdo bilateral para esta compleja aventura será firmado durante la próxima visita del presidente Peña Nieto a España.

El navío partió del puerto de Veracruz y naufragó el 31 de octubre de 1631. Imagen de contexto. (ansa.it)
El navío partió del puerto de Veracruz y naufragó el 31 de octubre de 1631. Imagen de contexto. (ansa.it)
Compartir en Facebook España y México, al rescate de tesoro hundido en CampecheCompartir en Twiiter España y México, al rescate de tesoro hundido en Campeche

Agencias
MÉXICO, D.F.- España y México decidieron colaborar juntos por primera vez en un plan para rescatar el legendario galeón "Juncal", hundido en 1631, con un cuantioso cargamento de oro y plata.

Se trata de sólo uno de muchos barcos de la era colonial zozobraron y reposan todavía con sus valiosos embarques bajo las aguas frente las costas de este país, según publica el sitio web ansa.it.

El diario El País reveló que un acuerdo bilateral para llevar a cabo esta compleja aventura será firmado durante la próxima visita del presidente Enrique Peña Nieto a España.

El navío partió del puerto de Veracruz, escenario de tres invasiones extranjeras a México, y naufragó el 31 de octubre de 1631 frente las costas del estado de Campeche, en el Golfo de México, con 300 personas a bordo de las cuales sólo sobrevivieron 39.

El tesoro que llevaba a bordo esta embarcación estaba cifrada en un millón 77 mil 840 pesos -una cifra fabulosa entonces, incalculable a precios actuales-, pero lo más interesante es que era el mayor cargamento salido del "Nuevo Mundo", según el entonces virrey de la Nueva España, el marqués de Cerralbo.

El gobierno mexicano se niega a permitir el rescate del tesoro por personas que no sean contratadas por el propio Estado

Según el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México, "el patrimonio cultural sumergido pertenece a la categoría de los bienes objeto de estudio, custodia, conservación y difusión, que en sí mismos son inalienables e imprescriptibles y no susceptibles de comercialización".

Sin duda el barco "Nuestra Señora del Juncal" es la "guinda del pastel" de todos los navíos que se encuentran sumergidos en las costas mexicanas, como el Santa Teresa y la nao San Antonio, hundido en el estado de Tabasco, también en el sureste del país.

Los grupos de "cazatesoros" han intentado por mucho tiempo llegar a un acuerdo con el gobierno mexicano para rescatar el galeón, pero las gestiones burocráticas avanzan con gran lentitud.

"Hay muchísimos barcos hundidos en México. Estuvimos trabajando con el gobierno mexicano para tratar de obtener los permisos pero las cosas se toman demasiado tiempo. Los tratos con los gobiernos se toman mucho más de lo que nos tardamos haciendo negocios", dijo Mark Gordon, presidente Odissey Marine Exploration, en declaraciones a BBC en octubre del 2011.

Pero el gobierno mexicano se niega a permitir el rescate por personas que no sean contratadas por el propio gobierno.

La historia del galeón hundido es fascinante y se remonta al 28 de octubre de 1631, cuando ocurrió la que se considera la tragedia naval más relevante para la historia y la arqueología subacuática de México.

Al irse a pique, en el Golfo de México, la nao almiranta de la Flota de la Nueva España de 1630-1631, Nuestra Señora del Juncal, a causa de una poderosa tormenta, los metales preciosos que llevaba consigo se perdieron por lo menos por casi cuatro siglos.

El barco ya había sufrido daños y comenzaba a hacer agua, por lo que fue arrastrado hacia la costa de Campeche.

El almirante Andrés de Aristizábal, pensó que esa sería su salvación pero al final sólo 39 personas se salvaron en una lancha y el resto murió, entre ellos el propio capitán.

Fernando Serrano, doctor en historia por la Universidad de Sevilla, consideró que el sobrepeso que llevaban las naos por transportar un enorme cargamento de metales preciosos y las modificaciones estructurales a las que fueron sometidas previamente las para llevar más soldados y piezas de artillería fueron algunas de las causas del naufragio.

Sin embargo, también se atribuye la tragedia a que la flota se hizo a la mar en una época del año equivocada, cuando abundan los Nortes, fenómenos meteorológicos acompañados de fuertes vientos y tormentas.

El hecho de que se haya hundido en aguas poco profundas, justo en la zona donde hay ricos yacimientos petrolíferos mexicanos, llamada Sonda de Campeche, y de tratarse del cargamento más cuantioso de oro y plata en la historia han vuelto el proyecto el más codiciado para los cazadores de tesoros. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios