¿Por qué los niños no se contagian tan fácil de COVID-19?

La proporción de infectados es reducida y las complicaciones son poco probables.

|
Dr. Juan Francisco Galán, Coordinador de Hospitales Federales de Alta Especialidad. (Foto: Ssa).
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Ciudad de México.- Durante la conferencia de prensa de la Secretaría de Salud en torno a los avances del COVID-19 en México, el Dr. Juan Francisco Galán, Coordinador de Hospitales Federales de Alta Especialidad, explicó que, aunque menos que los adultos, los niños también pueden infectarse con el virus del COVID-19, pero en una proporción muy inferior a la de los adultos y con complicaciones bastante más reducidas.

De acuerdo con las cifras que dio a conocer el especialista, de los niños que llegan a contagiarse con el coronavirus, el 90% no presenta síntomas. La mayoría del 10% restante difícilmente presenta síntomas que se diferencien de otro tipo de infección porque la fiebre, dificultad respiratoria o molestias en el cuerpo, son muy similares a los de otros padecimientos respiratorios.

Al igual que en los adultos, los menores que necesitan acudir a un hospital para su atención por complicaciones son más niños que niñas. En lo que sí varía es en las comorbilidades médicas complejas, porque entre este grupo de edad se han presentado menores con alteraciones congénitas por ejemplo síndrome de down, obesidad, diabetes y cáncer, lo cual ha complicado su sintomatología.

También te puede interesar: Han fallecido 24 menores por covid-19; 9 tenían enfermedades crónicas

“Llama la atención que chicos con síntomas respiratorios graves, algunos incluso con neumonía, siguen jugando, soportan la infección mucho más que los adultos y pocos requieren soporte ventilatorio. Afortunadamente, la gran mayoría ha salido avante”, afirmó el Dr. Galán.

¿Por qué hay muchos menos casos y con menos complicaciones?

Lo primero importante es que, aunque en menor proporción que los adultos, los niños sí se pueden infectar.

Muchos de ellos, aunque estén expuestos al virus por su situación de calle o por un familiar contagiado, difícilmente se infectan y las causas de esta aparente inmunidad son varias posibles:

Los niños y niñas, en sus primeros años están expuestos a una serie de patógenos, como vemos por ejemplo en las guarderías donde conviven con muchos niños que enferman y los contagian pero poco a poco su organismo se vuelve más resistente a los virus.

Otra posible razón es que su sistema inmunológico está en proceso de maduración y desarrollan anticuerpos que los defienden de patógenos y enfermedades oportunistas.

Una más es que los pulmones de los menores tienen receptores de los virus en general, que tienden a rechazarlos e impiden que se multiplique.

Cargando siguiente noticia