19 de Noviembre de 2018

Yucatán

Pedro Infante se curaba la depresión en Mérida

En una ponencia, investigador revela aspectos poco conocidos del actor: antes de su muerte ya tenía problemas de la vista.

El investigador José Luis Vargas Aguilar durante su ponencia 'La vida desconocida de Pedro Infante en Mérida'. (SIPSE)
El investigador José Luis Vargas Aguilar durante su ponencia 'La vida desconocida de Pedro Infante en Mérida'. (SIPSE)
Compartir en Facebook Pedro Infante <i>se curaba</i> la depresión en MéridaCompartir en Twiiter Pedro Infante <i>se curaba</i> la depresión en Mérida

Agencias
MÉRIDA, Yuc.- Una de las cosas que más conoce la gente sobre Pedro Infante es su afición al ejercicio, sin embargo es poco conocido que esto se debía a que padecía diabetes y en algunas ocasiones sufría depresión.

En su ponencia denominada “La vida desconocida de Pedro Infante en Mérida”, el investigador y director de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady), José Luis Vargas Aguilar, indicó que la pérdida de la agudeza visual era otra de las afecciones que empezaba a padecer el Ídolo de México.

Durante su intervención en el III Simposio sobre Patrimonio Cultural de Mérida, “Historia Costumbres y Protagonistas de la Mérida de Yucatán”, recordó los largos periodos que vivió Pedro Infante en esta ciudad, pero también disfrutaba visitar el puerto yucateco de Celestún; Isla Arenas, Campeche; así como Chetumal y Cozumel, Quintana Roo.

"A Pedro Infante le gustaba mucho hacer ejercicio, es sabido por todos, pero lo que no se conoce mucho es que padecía diabetes y como en aquella época no existían tantos medicamentos para su control como ahora, pues el ejercicio era el mejor tratamiento", agregó.

Antes de su muerte, también presentaba problemas de la vista y una muestra de ello es que en su licencia de piloto se le recomendaba usar lentes.

Y aunque a Pedro Infante nunca se le veía triste, sufría de depresión y cuando esto sucedía, es cuando más frecuentemente venía a Mérida, y este es un dato que prácticamente sólo lo sabía la familia, reveló Vargas Aguilar.

Existen dos momentos en los que esta depresión fue muy fuerte: la primera cuando muere su padre, fue un duro golpe para él; la segunda, con el suicidio de Miroslava, fue una noticia muy impactante para él, entró en una depresión muy fuerte y se refugia en Mérida.

En el caso de Miroslava, su muerte le afecta porque se dice que era una de las contadas amigas que tenía en el medio artístico. Siempre se le vio rodeado de estrellas del cine, pero los consideraba sólo compañeros de trabajo, sus amigos en realidad era gente sencilla: técnicos, pilotos, etcétera.

Vargas Aguilar refirió que otra de las personas a las que Infante quería mucho era Blanca Estela Pavón, “pero no como la gente cree, incluso les inventaron un romance, aunque en realidad era novia del productor Rogelio Gutiérrez, quien también fue productor de Pedro”.

Otra de las anécdotas es que la película La vida no vale nada le dio en 1956 al actor de Guamuchil la estatuilla del Ariel, la cual recibió en su casa, pues no asistió a la ceremonia, ya que al estar nominado en varias ocasiones y no recibirlo, en esa ocasión decidió no ir, ganándosela y recibiéndola en su casa en pijama.

Entregó el Ariel a un pescador

Esa estatuilla es la única que no se sabe dónde está. Contemporáneos de Pedro Infante aseguraban haber visto cuando el actor le entregaba una figura similar a un pescador de Isla Arenas, por lo que, de existir, la estatuilla podría estar en el fondo del baúl del nieto del pescador, sin saberlo.

Vargas Aguilar indicó que aun cuando se dice que el día de la muerte del cantante y actor era el copiloto de la aeronave, ya en el aire se cambiaron los roles y el piloteaba antes de estrellarse.

El 10 de enero de 1954, Pedro Infante realizó lo que se llamaba un “lunch-cerveza” en esta capital para celebrar el que le hayan otorgado la licencia que lo acreditaba como capitán de vuelo con diez mil millas recorridas.

La fiesta se llevó a cabo en los hangares de TAMSA y a la que asistieron Irma Dorantes, Humberto Prado, así como una persona que recientemente murió y que se llamaba Pastor Cuello, un piloto de esa empresa con el que hizo mucha amistad, entre otros.

Desaparecen moto y Mercedes descapotable

Una anécdota más refiere que la motocicleta que manejaba en esta ciudad y que el día de su muerte desapareció de los talleres de TAMSA, fue desmantelada y luego reensamblada.

Lo mismo sucedió con un Mercedes descapotable, que no se sabe que sucedió con él.

Recordó que sus fuentes provienen de charlas con la “esposa” de Infante, sin precisar nombre; así como con José Ernesto Infante Quintanilla, hijo de Pepe Infante Cruz. Este último, además de ser hermano de Pedro, también fue su doble en cintas como Los tres huastecos.

Uno de los deseos que continuamente hacía público, era el de poder quedarse a vivir en Yucatán junto a Irma Dorantes, pero sus problemas legales, que eran muchos y vinculado a su vida sentimental, se lo impidieron.

En realidad, aunque se dice que se casó tres veces, la única esposa legal que tuvo fue María Luisa León, ya que nunca se pudo unir de manera legal a Lupita Torrentera e Irma Dorantes, finalizó.

(Con información de Notimex)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios