25 de Septiembre de 2018

Mundial Brasil 2014

Todos somos campeones mundiales: Loew

Unas 400,000 personas reciben en Berlín a la selección que se llevó su cuarta Copa del Mundo tras vencer a Argentina en tiempo extra.

Desde la izquierda: Bastian Schweinsteiger, Per Mertesacker, el portero Manuel Neuer, Kevin Grosskreutz y Lukas Podolski celebran durante el desfile en Berlín de la Selección Alemana campeona del mundo. (Foto: AP)
Desde la izquierda: Bastian Schweinsteiger, Per Mertesacker, el portero Manuel Neuer, Kevin Grosskreutz y Lukas Podolski celebran durante el desfile en Berlín de la Selección Alemana campeona del mundo. (Foto: AP)
Compartir en Facebook Todos somos campeones mundiales: LoewCompartir en Twiiter Todos somos campeones mundiales: Loew

Agencias
BERLÍN, Alemania.- En una fiesta que tardó 24 años en prepararse, miles de alemanes mostraron su adoración y admiración por los ganadores de la Copa del Mundo en un desfile de la victoria celebrado este martes en la puerta de Brandendurgo, informa The Associated Press.

Los jugadores, que vestían camisetas negras con el número 1 estampado recibieron las muestras de cariño de más de 400 mil aficionados que llenaron la explanada frente al monumento histórico que identifica a Berlín.

Los aficionados comenzaron a llegar a este sitio en la madrugada para dar la bienvenida al equipo dirigido por Joachim Loew y al trofeo. 

Miles de aficionados acompañaron y jalearon a los jugadores en su recorrido en un autobús descubierto, que avanzó despacio por la ciudad.

Por problemas técnicos antes de despegar en Río de Janeiro, el avión de la selección aterrizó con más de una hora de retraso en el aeropuerto de Tegel, desde donde la selección emprendió camino al centro de la capital, informa Efe.

El cuarto título mundial de Alemania, primero desde 1990, coronó diez años de trabajo de Loew (dos como auxiliar de Klinsmann y otros ocho como entrenador) para modernizar al equipo y se consiguió tras cuatro fracasos en torneos recientes. De hecho, Alemania no había conseguido ningún título importante desde que levantó la Eurocopa de 1996.

Los número 1

Tras una pausa para comer unas salchichas, salió Löw al escenario de treinta metros colocado ante la Puerta de Brandeburgo, seguido de todos los jugadores, ataviados con camisetas negras y un gran número 1 estampado en el pecho.

"Todos somos campeones mundiales", dijo Loew a la multitud.

"Por supuesto que recorrimos un largo camino para llegar al título, y fue increíblemente duro al final. Pero estamos increíblemente felices de estar aquí con los aficionados".

Los jugadores bailaron, saltaron y bromearon con sus aficionados, la mayoría con gafas de sol y rostros cansados tras el largo viaje desde Brasil.

El máximo 'héroe'

Mario Goetze, autor del gol con el que derrotaron a Argentina en la final, fue saludado con una ovación ensordecedora por una ola de aficionados que ondeaban banderas con los colores negro, rojo y amarillo de la enseña alemana.

Cuando los jugadores aparecieron en el escenario para recibir los aplausos, los aficionados les dieron la bienvenida coreando la frase "dios del fútbol" luego de que se presentara a cada uno. Las ovaciones más fuertes fueron para Bastian Schweinsteiger, Thomas Mueller, Goetze y Miroslav Klose.

Este último consiguió en el torneo de Brasil convertirse en el máximo goleador histórico en Mundiales, pues llegó a 16 tantos en cuatro Mundiales y dejó atrás al brasileño Ronaldo Nazario, que concretó 15 goles entre 1998 y 2006.

"Esto es increíble", repetía el emocionado capitán, Philipp Lahm, con la copa dorada entre los brazos.

Se trata del cuarto título mundialista de la selección alemana -tras los de 1954, 1974 y 1990- y el primero cuya celebración tiene lugar en la Puerta de Brandeburgo de Berlín, desde 1999 de nuevo sede del Gobierno y Parlamento alemán.

Ladrones

El festejo por haber ganado el Mundial duró muy poco para un par de alemanes que fueron pillados tras robar una escultura de futbol en un aeropuerto de Sao Paulo, Brasil.

La policía civil de Sao Paulo informó que arrestó a los alemanes Rainer Kramm, de 48 años, y Heiko Beck, de 39 años, después de que hurtaron una pieza de un futbolista realizando una chilena en exhibición en el aeropuerto de la ciudad. La escultura de bronce que supuestamente querían llevar como recuerdo del país es del artista italiano Inos Corradin y forma parte de una exposición de arte con motivo de la Copa del Mundo.

Las autoridades informaron que el lunes por la mañana los alemanes retiraron la pieza de una vitrina de acrílico que la protegía, un día después de que el equipo de su país derrotó a Argentina 1-0 en el estadio Maracaná. Lograron esconderla en el equipaje de uno de ellos, pero fueron descubiertos rápidamente.

La policía dijo que fincó cargos por robo calificado.

La escultura tendría un valor de unos 11,000 dólares, según medios locales.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios