América Latina y el Caribe sobreviven a la crisis que ha dejado la pandemia

El limitado sistema de salud y la alimentación restringida son dos de las secuelas más fuertes en América Latina.

|
(Foto: Pixabay)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

La crisis de la pandemia ha dejado diversas secuelas y aunque existen señales de mejoras en algunos países de  América Latina y el Caribe, la calidad de los trabajos, el nivel de ingresos de los hogares y la inseguridad alimentaria continúan en otros, de acuerdo con un informe difundido el lunes 29 de noviembre por el Banco Mundial. 

A partir de una encuesta realizada por el Banco Mundial y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la mitad de los hogares en América Latina no han recuperado el nivel de ingreso que tenían previo a la pandemia. 

"A pesar de que muchas personas han vuelto al mercado laboral, todavía vemos que el 50% de los hogares siguen sin poder recuperar el nivel de ingreso total'', afirmó Ximena del Carpio, gerente de la Práctica de Pobreza y Equidad del BM.

Durante la presentación de la serie de Encuestas Telefónicas de Alta Frecuencia; que permite tener una idea precisa del nivel de bienestar de las familias, así como de su percepción de la crisis, y cuya segunda fase fue implementada este año en 24 países de la región, afirmó que esto toma en cuenta que muchos de los hogares que entrevistaron han recibido ingresos por medio de transferencias. 

"El 46% de los hogares que han recibido algún tipo de transferencia regular que ya la venían recibiendo por su estado de pobreza o transferencia de emergencia o la combinación de ambas", explicó.

En países como Bolivia, El Salvador y Guyana, las transferencias de emergencia han sido muy altas, afirmó. Por otro lado, en México y Nicaragua, fueron regulares y no hubo un cambio para que fueran de emergencia. 

El 50% de los hogares no han podido recuperar su ingreso total, ya sea laboral o por transferencias, eso tomando en cuenta las transferencias privadas entre personas o redes de protección, mencionó. 

"Sin duda las familias no han podido recuperarse, en todos los países ha habido un deterioro en el acceso a la alimentación, ya sea en calidad y cantidad", aseguró. Enfatizó que el porcentaje es bastante alto de los hogares que se quedaron sin comida en los últimos 30 días antes de la pandemia. 

Sistema de salud en crisis 

Marcela Meléndez, economista en jefe de la oficina regional para América Latina y el Caribe del PNUD, dijo que a un año de la pandemia el acceso a los servicios de salud, se restablecieron con limitaciones en la mayoría de los países. 

En promedio, el 47% de los hogares están regresando a buscar servicios de salud preventivos, con diferencias en cada país en donde sorprende Brasil con un porcentaje muy bajo, afirmó.

Con base en el auto reporte del BM y PNUD, la región está avanzando en el proceso de vacunación de manera desigual entre países. 

"El reto que queda es que vemos que los no vacunados no planean hacerlo, la tasa de renuencia es más elevada en lugares rurales, entre personas mayores y un nivel educativo más bajo", indicó.

Alimentación restringida 

La falta de recursos alimenticios es otro de los sectores donde se ha reflejado el impacto: 

  • El doble de los hogares enfrenta inseguridad para obtener comida, en comparación con el inicio de la pandemia. 

  • El 24% de las familias reportó haberse quedado sin alimentos por falta de dinero o de otros recursos, comparado con el 13% anterior. 

Con información de: El Universal y Associated Press.

También te puede interesar: 

'Motivo de preocupación, no de pánico'; Joe Biden tranquiliza a la población por la nueva variante Ómicron

'Motivo de preocupación, no de pánico'; Joe Biden tranquiliza a la población por la nueva variante Ómicron 

OMS prepara plan de acción mundial para evitar pandemias

Cargando siguiente noticia