21 de Septiembre de 2018

Así ocurrió el milagro de Juan Pablo II

La costarricense Floribeth Mora, cree que fue un testimonio de Dios el que recibió de Karol Wojtyla.

'El Señor miró a esta mujer indigna y me sanó', afirma Floribeth. (Agencias)
'El Señor miró a esta mujer indigna y me sanó', afirma Floribeth. (Agencias)
Compartir en Facebook Así ocurrió el milagro de Juan Pablo IICompartir en Twiiter Así ocurrió el milagro de Juan Pablo II

EFE
SAN JOSÉ, Costa Rica.- La costarricense Floribeth Mora dijo este viernes que su curación de un aneurisma cerebral por intercesión de Juan Pablo II, que será canonizado por ese milagro, es una bendición no solo para ella sino para su país y el mundo, y un testimonio de que "Dios existe y es muy grande".

"No vean a esta mujer, vean la realidad. Las explicaciones médicas no existen. Yo soy el testimonio de que Dios existe y que él es muy grande. Dios está presente y no me bendijo a mí, bendijo a Costa Rica y al mundo entero", expresó Mora en su primera aparición ante la prensa.

Mora estuvo acompañada, entre otros, por el arzobispo de San José, Hugo Barrantes, quien dijo que el milagro que la curó era "una mirada de misericordia a un país chiquitito y una llamada a la familia".

Mora, madre y abuela de 50 años, habló este viernes de su experiencia unas horas después de que el Vaticano anunció que Karol Wojtyla (1920-2005) será elevado a la gloria de los altares por el milagro de su curación en 2011.

A Floribeth Mora le fue diagnosticado un aneurisma cerebral el 14 de abril de 2011, con escasas esperanzas de vida

A ella le diagnosticaron un aneurisma cerebral el 14 de abril de 2011 con escasas esperanzas de vida, explicó su médico tratante, Alejandro Vargas, quien también estuvo en la rueda de prensa junto al esposo de Mora, Edwin Arce.

Muy emocionada y entre lágrimas, Mora relató que el 30 de abril de 2011 asistió a misa y a una procesión en su comunidad, pero que su condición de salud le impidió participar en una jornada de oración en el Estadio Nacional de San José, donde se transmitiría por pantalla gigante la ceremonia de beatificación de Juan Pablo II.

"No sé como me desperté y vi toda la beatificación por televisión en mi casa. Al ser las 8 de la mañana del siguiente día (1 de mayo), me desperté, cuando escucho una voz que me dice: 'levántate, no tengas miedo', y yo estaba sola en mi cuarto", expresó Mora.

Tras escuchar esas palabras, la mujer dice que observó una revista conmemorativa a la beatificación de Juan Pablo II que le habían regalado y que la imagen del beato alzó sus manos y volvió a escuchar la voz: "levántate, no tengas miedo".

Mora cuenta que en ese momento se puso de pie, salió de su cuarto y se encontró con su esposo, que le preguntó qué hacía levantada.

"Le dije a mi esposo: me siento bien. Y desde ese día me paré de esa cama y sigo en pie, camino, hablo, estoy bien. El señor me vio con ojos de misericordia por la intercesión de Juan Pablo II, miró a esta mujer indigna y me sanó", afirmó Mora.

El 11 de noviembre de 2011 se practicó exámenes de seguimiento de su enfermedad y los médicos determinaron que el aneurisma había desaparecido sin explicación científica.

"El 11 del 11 del 2011 la gran sorpresa es que el reporte médico indicó que todo era normal, no había aneurisma ni lesión cerebral", manifestó el médico Vargas ante los periodistas.

"Ella es muy especial (...) tal vez uno no era tan creyente como ella, pero nunca perdimos la fe y gracias a Dios ella está aquí con nosotros", declaró a Efe Gabriela, una de las hijas de Floribeth.

Floribeth Mora se crió en Cristo Rey, un barrio marginal de San José, pero cuando se casó se trasladó a la comunidad de Tres Ríos, donde crió a sus cuatro hijos: Mónika de 29 años, Gabriela, de 26, Edwin, de 25, y Keynner, de 14, que le han dado hasta ahora cuatro nietos.

El Vaticano inició en 2012 una investigación sobre su caso y este viernes el papa Francisco oficializó que era el segundo milagro de Juan Pablo II y que hará posible su canonización en una fecha que no ha sido fijada, pero que se espera sea a finales de este año.

El milagro de Juan Pablo II ha sido tomado por la iglesia católica costarricense como un "regalo de Dios" y un mensaje a defender la familia y la vida.

"Dios quiere que este país siga siendo católico, que conservemos nuestros valores (...) me duele cuando se habla de un Estado laico", expresó el arzobispo.

Destacó que el milagro a Floribeth Mora se produjo en una familia católica e interpretó esto como "un llamado de Dios y del papa a que respetemos la vida y los valores familiares".

Barrantes criticó la "cultura antivida" que a su juicio ha tomado fuerza en Costa Rica en temas como la búsqueda de la legalización del aborto y la fecundación in vitro.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios