21 de Julio de 2019

Mundo

Revelan que Pablo Escobar quiso secuestrar a Michael Jackson y a George W. Bush

El capo planeó el plagio del cantante para obligarlo a dar un show en una de sus fiestas.

El narcotraficante más famoso de Colombia, también era conocido por secuestrar personas como medio de presión. (Wikipedia)
El narcotraficante más famoso de Colombia, también era conocido por secuestrar personas como medio de presión. (Wikipedia)
Compartir en Facebook Revelan que Pablo Escobar quiso secuestrar a Michael Jackson y a George W. BushCompartir en Twiiter Revelan que Pablo Escobar quiso secuestrar a Michael Jackson y a George W. Bush

Agencia
COLOMBIA.- El narcotraficante más sanguinario de la historia de Colombia, Pablo Escobar, no sólo cometió más de 620 atentados contra la población civil y dejó más de 46 mil víctimas, también utilizó el secuestro como un medio de presión; se ha dado a conocer que incluso planeó el plagio del cantante Michael Jackson y del presidente George W. Bush

De acuerdo a Infobae, el dinero y poder que tenía, hizo creer al capo que era invencible. En medio de su afán por frenar la extradición planeó sin éxito el secuestro y asesinato del entonces presidente de los Estados Unidos George W. Bush. Pero también, quizás por diversión, quiso tener al rey del pop Michael Jackson y a la hija del cantante español Julio Iglesias, Chabeli. Además, quiso matar a Ricardo Gareca, entonces jugador del América de Cali, el rival de su club Atlético Nacional.

También te puede interesar: ¿Pablo Escobar regaló un 'unicornio' a su hija?; su viuda confiesa

Cuando George W. Bush se posesionó en el gobierno estadounidense en 1989 lo primero que hizo fue cambiar su estrategia antidroga. "Antes interceptaban barcos y aviones cargados de droga en la frontera norteamericana, ahora habían decidido apuntar a la raíz suramericana del problema: los jefes narco", describe Mark Bowden en el libro 'Matar a Pablo Escobar'.

Las autoridades colombianas se dedicaron a desmantelar laboratorios y destruir cultivos ilícitos, mientras en Estados Unidos decomisaban mansiones y propiedades. Para entonces Pablo Escobar ya era el hombre más buscado del país, por el Bloque de Búsqueda y sus enemigos de Los Pepes. Así que propuso un acuerdo al gobierno en el que se entregaba, con sus laboratorios, si no era extraditado y le dejaban parte de su fortuna.

Bush se convirtió en la 'piedra en el zapato' de Escobar, y entonces se escucharon rumores que atentaría contra su vida. Nunca se pudieron comprobar, pero el intento más cercano estaría en manos del sicario Dandenis Muñoz Mosquera, alias 'La Quica', quien aún permanece en una cárcel de Estados Unidos. En 1991 había llegado a Nueva York para una misión secreta, al tiempo que se realizaba una reunión en las Naciones Unidas con varios dirigentes del mundo, entre ellos George W. Bush.

'La Quica' fue engañado para estar en una cabina telefónica de Queens, coordinando el supuesto ataque, se pensó en ese momento que podría ser hasta una bomba. Hasta ahí le llegaron agentes de la DEA, quien primero lo capturaron por tener documentación falsa. Pero ya detenido lo imputaron por tráfico de droga y lo señalaron de participar en la explosión del avión 203 de Avianca en 1989, que dejó 110 muertos.

Michael Jackson ya era el rey del pop cuando Escobar realizaba ostentosas fiestas en su hacienda Nápoles con los mejores artistas colombianos del momento. El capo era el hombre más rico de Colombia y uno de los más ricos del mundo. Por eso, cuando su hijo Juan Pablo, hoy conocido como Juan Sebastián Marroquín, le propuso contratar a un artista de talla internacional, él decidió que iba a secuestrar al cantante norteamericano.

Así lo contó el mismo Juan Pablo Escobar en un programa de televisión a la periodista española Ana Rosa. Afirmó que, cansado de ver los mismos cantantes cada año en las fiestas de la hacienda Nápoles, le pidió que le llevara a su ídolo, el cantante Michael Jackson, a quien el capo también admiraba. La idea era que actuara y se fuera la misma noche, por esa presentación pagarían cuatro o cinco millones de dólares de la época.

Pero el presupuesto ya era limitado por la persecución de la que era objeto el narcotraficante. Así que se le ocurrió la gran idea de contratarlo para luego extorsionarlo. Le cobraría 60 millones de dólares por dejarlo irse de la hacienda Nápoles, así recuperaría con creces el dinero invertido inicialmente. El plan ya estaba diseñado, dispondría una pista para el aterrizaje de su avión privado, y montaría el escenario en la cancha de fútbol.

Pero todo se vino abajo cuando las autoridades colombianas identificaron la hacienda Nápoles como propiedad de Escobar y le hicieron extinción de dominio. Ese día el capo escapó en un helicóptero junto a su familia, cuando los agentes de la policía y el Ejército llegaron a su más preciada propiedad.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name