17 de Noviembre de 2018

Mundo

Pistolero de Fort Hood quiere la pena de muerte

Abogado pide bajar sus funciones ante la confesión de fe del psiquiatra y mayor del Ejército de EU.

Nidal Hasan reveló que cambió de bando porque hay una guerra entre Estados Unidos y su fe musulmana. (Agencias)
Nidal Hasan reveló que cambió de bando porque hay una guerra entre Estados Unidos y su fe musulmana. (Agencias)
Compartir en Facebook Pistolero de Fort Hood quiere la pena de muerteCompartir en Twiiter Pistolero de Fort Hood quiere la pena de muerte

Agencias.
TEXAS, Estados Unidos.- El mayor Nidal Hasan quiere recibir la pena de muerte por la matanza que ocasionó en Fort Hood en 2009, señala a una jueza militar el abogado de reserva para el ex psiquiatra del ejército de Estados Unidos.

El teniente coronel Kris Poppe explicó que tiene la intención de fungir como abogado de Hasan, pero pidió que se reduzcan sus responsabilidades como co-abogado ante el empeño del ex psiquiatra de la milicia por morir, señala AP.

Cuando Poppe afirmó que "está claro que su objetivo es remover los impedimentos o los obstáculos a la pena de muerte y está trabajando para ese fin", Hasan replicó: "Objeción. Es una distorsión de los hechos".

Ante tales alegatos, la jueza coronela Tara Osborn despejó la sala donde Hasan se representa a sí mismo en el juicio.

Aunque Hasan tiene abogados de reserva por si los necesita, dado a que se representa a sí mismo, anunció el lunes al tribunal que las pruebas presentadas "claramente demostrarán" que él fue el atacante.

Hasan es acusado de 13 cargos de asesinato premeditado y 32 de intento de asesinato premeditado, y enfrenta la pena de muerte de ser condenado.

Quiere la muerte

Por el momento, el mayor Nidal Hasan ha planteado pocas objeciones durante el juicio que se entabla en su contra por el tiroteo de Texas en 2009, y prácticamente no ha hecho preguntas en careo a los testigos.

En una declaración dada el martes, que duró menos de un minuto, Hasan dijo que "las pruebas demostrarán claramente que yo soy el atacante", pues confirma, las evidencias "serán unilaterales".

Hasan, ahora paralizado por las balas que recibió en fuego cruzado durante el tiroteo del 2009, es un musulmán nacido en Estados Unidos.

Durante el juicio explicó que cambió de bando, negó a su patria y compañeros de trabajo porque ahora se encuentra en una guerra librada entre Estados Unidos y su fe islámica. Después de la confesión, guardó silencio durante la mayor parte de la jornada.

No lo dejan morir

A pesar de los intentos de Hasan por querer declararse culpable de asesinato e intento de asesinato, las reglas militares se lo impiden.

En el juicio Hasan quiso argumentar que había lanzado el ataque "en defensa de otros", específicamente miembros del Talibán que combaten en Afganistán, pero la jueza lo rechazó.

En su testimonio del martes ocasionalmente tomó notas, y también en pocas ocasiones buscó el consejo de sus dos abogados de reserva.

Desde 1961 no ha sido ejecutado ningún soldado estadounidense; los fiscales militares indicaron que se cuidarán de cualquier descuido que pueda obstaculizar una condena.

El juicio contra Hasan, que se ventila en medio de una intensa seguridad en Fort Hood, se demoró años porque los jueces concedieron una serie de aplazamientos. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios