18 de Agosto de 2018

Mundo

Israel quiere levantar el Tercer Templo de Jerusalén

El lugar más sagrado del judaísmo, que albergó el Arca de la Alianza, podría ser construido una vez más.

Según la tradición judía, el Tercer Templo de Jerusalén, cuya maqueta aparece en la imagen, sería levantado con el advenimiento del Mesías. (agapebiblestudy.com)
Según la tradición judía, el Tercer Templo de Jerusalén, cuya maqueta aparece en la imagen, sería levantado con el advenimiento del Mesías. (agapebiblestudy.com)
Compartir en Facebook Israel quiere levantar el Tercer Templo de JerusalénCompartir en Twiiter Israel quiere levantar el Tercer Templo de Jerusalén

Agencias
JERUSALÉN, Israel.- El Templo de Jerusalén, destruido hace dos mil años por las tropas del emperador Tito, podría volver a brillar con una reconstrucción para la que ya se reunió dinero en Internet.

"Será entonces un polo de inspiración y peregrinación para todos los pueblos... reunificará a la humanidad", anunció el Instituto del Templo, una de las decenas de organizaciones que buscan sensibilizar a los israelíes sobre la necesidad de reedificar el Templo.

El Instituto afirma haber reunido en la web en los últimos dos meses unos 100 mil dólares destinados al proyecto, según publica la agencia Ansa Latina.

Pero la iniciativa alarma a las autoridades islámicas, que ven multiplicarse los movimientos de las organizaciones religiosas judías tendientes a alterar el carácter de la Explanada de las Mezquitas, uno de los lugares sacros del Islam.

Vea también: Las tensiones entre Israel y Palestina por la Ciudad Sagrada de Jerusalén

"Nuestro objetivo final -explicó el Instituto del Templo- es hacer que Israel reconstruya el Santo Templo sobre el Monte Moriah de Jerusalén", es decir el perímetro en el que se levantan la mezquita Al Aqsa y la Catedral de la Roca.

Durante décadas, estas actividades fueron vistas en Israel como rarezas de ambientes extremistas, en escaso contacto con la realidad. Pero en los últimos años el número de judíos que suben a la Explanada fue en aumento, y al mismo tiempo aumentaron las tensiones con los fieles islámicos.

La realización de los proyectos del Instituto del Templo, de todos modos, parece difícil: incluso recientemente, por la oposición de los dirigentes islámicos, el gobierno israelí se vio obligado a remover un pequeño puente de madera que daba acceso a una entrada a la Explanada.

Réplica fiel

El proyecto del nuevo Templo de Jerusalén, explicó la asociación, requerirá 300 mil dólares y se valdrá de un equipo dotado de un profundo conocimiento de los textos bíblicos, pero también de las más modernas técnicas de construcción.

Será una réplica fiel del Templo donde hace dos mil años se practicaban sacrificios rituales, pero contará con aire acondicionado, un sistema computarizado, ascensores e incluso un amplio estacionamiento subterráneo, en beneficio de la masa de peregrinos que confluirán desde todo el mundo, al menos en los planes de quienes llevan a cabo el proyecto.

El Instituto del Templo no predica la destrucción de la mezquita Al Aqsa, sino que se limita a "preparar el terreno" para el día en que los judíos podrán volver a la histórica Explanada para reanudar los sacrificios.

Con este fin preparó desde ahora los paramentos del Sumo Sacerdote, reconstruyó un altar según las reglas bíblicas, y crió una vaca roja, físicamente perfecta, con cuyas cenizas "se podrá purificar al pueblo judío" de sus pecados.

Más tensiones

Pero la iniciativa, que se suma al pedido de algunos diputados del Likud de autorizar rezos judíos en la Explanada, amenaza con aumentar nuevamente las tensiones. 

En los últimos días hubo incidentes en la Explanada de las Mezquitas en ocasión del Año Nuevo judío. 

El 4 de octubre, la policía israelí estará en alerta más todavía, porque los judíos observarán masivamente el ayuno del Kippur, mientras los musulmanes celebrarán también masivamente la Fiesta del Sacrificio.

El dato

El Templo de Jerusalén fue el santuario principal del pueblo de Israel y contenía en su interior el Arca de la Alianza, el candelabro de los siete brazos y demás utensilios empleados para llevar a cabo el culto hebraico.

Se localizaba en la explanada del monte Moria, en la ciudad de Jerusalén, donde se ubican en la actualidad la Cúpula de la Roca y la Mezquita de Al-Aqsa.

El Primer Templo fue construido por el rey Salomón para sustituir al Tabernáculo como único centro de culto para el pueblo judío. Fue saqueado por Sheshonq I en 925 a.C. y destruido por los babilonios durante el segundo asedio de Nabucodonosor II a Jerusalén en 587 a.C.

El Segundo Templo, mucho más modesto, fue completado por Zorobabel en 515 a.C. (durante el reinado del persa Darío I) y seguidamente consagrado. Tras las incursiones paganas de los seleúcidas, fue vuelto a consagrar por Judas Macabeo en 165 a.C.

Viene el Tercero

Reconstruido y ampliado por Herodes, el Templo fue a su vez destruido por las tropas romanas al mando de Tito en el año 70 a.C., cuando el Sitio de Jerusalén, durante la revuelta de los zelotes. 

Su principal vestigio es el Muro de las Lamentaciones, también conocido como Kotel o Muro Occidental.

La creencia hebrea establece que el Tercer Templo de Jerusalén será reconstruido con el advenimiento del Mesías del judaísmo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios