23 de Septiembre de 2018

Quintana Roo

A sus 16 años, un diagnóstico le apagó su ilusión de vida

Jésica fue detectada con insuficiencia renal y tiene esperanza de encontrar un donador.

Jésica viaja dos veces al mes a la Ciudad de México y Mérida acompañada de su mamá, ellas no pierden la esperanza de que en uno de esos viajes les digan que ya tiene donador.
Jésica viaja dos veces al mes a la Ciudad de México y Mérida acompañada de su mamá, ellas no pierden la esperanza de que en uno de esos viajes les digan que ya tiene donador.
Compartir en Facebook A sus 16 años, un diagnóstico le apagó su ilusión de vida Compartir en Twiiter A sus 16 años, un diagnóstico le apagó su ilusión de vida

Video y fotos: Luis Soto

Teresa Pérez/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Jésica, la posibilidad de pasar su etapa de bachillerato con buena salud se esfumó de un día a otro, y pasó de ser una adolescente activa a una persona pasiva, pues presentó cuadros fuertes de debilidad y dificultad para respirar sin motivo aparente. 

En cosa de días, a sus 16 años se apagó su ilusión de tener una vida normal como otras jóvenes de su edad, pues fue diagnosticada con insuficiencia renal y con el dictamen vinieron complicaciones, cuadro de peritonitis y tres cirugías de emergencia.

En el seno familiar, su mamá, Juana Trejo, recordó aquellos momentos cuando el médico dijo que debía entrar a diálisis, pues sus riñones habían dejado de funcionar, necesitaban un donador y de no ser trasplantada la posibilidad de continuar viva era muy vaga, así que en un acto de amor decidió donar uno de sus riñones a su hija.

También te puede interesar: Negocios de Q. Roo agudizarán por el 'gasolinazo' de agosto

“Fueron días contundentes, el médico me dijo que necesitaba un riñón y en ese momento no lo pensé y le ofrecí el mío, quería verla sonreír, verla feliz como las demás jovencitas de su edad”, dijo, aun con esa fuerza de guerrera que la mantiene en la lucha.

Apoyo de compañeros 

"Quería verla sonreír, verla feliz como las demás jovencitas de su edad”

Para la familia Burgos Trejo, el tiempo se volvió oro, cada día y cada minuto serían vitales para Jésica, así que con la ayuda de los compañeros de escuela, maestros y la directora del plantel de su preparatoria inició una campaña para recaudar fondos para el trasplante, vendieron pepitas y paletas para juntar 300 mil pesos. 

El trasplante fue un éxito, su organismo aceptó el riñón de su mamá, pero al quedarse sin el Seguro Social que le ofrecía la escuela, Jésica cortó el tratamiento, no tenía dinero para comprar el medicamento y un año más tarde, el riñón se perdió.“Fue el acto más grande de amor que recibió mi hija de todos sus compañeros, de sus maestros y del médico, nuestro ángel que estaba dispuesto a trasplantarla con mi riñón sin cobrarnos sus honorarios”, comentó Juana.

Jésica comentó que desde entonces sigue aferrándose a la vida con la ilusión de tener un riñón, que le permita vivir y cumplir sus sueños. 

Lamentable noticia 

Hace cuatro años su papá se había postulado para ser su segundo donador, pasó los exámenes de protocolo y fue compatible, todo pintaba muy bien, ambos querían una sola cosa: verla feliz. Quince días antes de la cirugía, su padre falleció en un trágico accidente. 

"Fue el acto más grande de amor que recibió mi hija de todos sus compañeros"

Ahora Jésica es una de los 800 pacientes de Benito Juárez que presentan problemas de insuficiencia renal, requieren de un riñón y que viven con la esperanza para integrarse a su vida diaria y dejar una cama de hospital, pues hasta ahora se apoyan con diálisis y hemodiálisis que por sus condiciones de salud son candidatos a trasplante.

A sus 23 años, Jésica viaja dos veces al mes a la Ciudad de México y Mérida acompañada de su mamá, ellas no pierden la esperanza de que en uno de esos viajes les digan que ya tiene donador. 

¿Quieres apoyar?

Para Edgar Rodolfo Benítez Cejudo, presidente del Colegio de Cirugía en Quintana Roo y director del Centro de Trasplantes del Hospital Amerimed, es necesaria la creación de un Centro de Trasplantes en instituciones públicas, pues uno como el que necesita Jésica en la iniciativa privada cuesta más de 300 mil pesos, dejando fuera del alcance a decenas de pacientes al no contar con el recurso para solventarlo. Si te interesa apoyar a Jésica comunícate al 9983489681.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios