19 de Septiembre de 2018

Quintana Roo

Artesanías hechas en la cárcel van a ‘Manos Mágicas’

El sábado se exhibirán los artículos en el Jardín del Arte en la zona hotelera.

La hamaca más barata tiene un costo de 500 pesos, la más laboriosa hasta dos mil 500. (Eric Galindo/SIPSE)
La hamaca más barata tiene un costo de 500 pesos, la más laboriosa hasta dos mil 500. (Eric Galindo/SIPSE)
Compartir en Facebook Artesanías hechas en la cárcel van a ‘Manos Mágicas’Compartir en Twiiter Artesanías hechas en la cárcel van a ‘Manos Mágicas’

Eric Galindo/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Jonas N fue condenado a dos años y cuatro meses de prisión por defender la propiedad de su madre. Es uno de los tejedores de hamacas más antiguos y reconocido dentro del Centro de Reinserción Social de Cancún. El, junto con otros 150 artesanos, expondrán sus artículos el próximo sábado en el tianguis “Manos Mágicas” que se instalará en la zona hotelera este fin de semana. Una hamaca, la más barata, tiene un costo de 500 pesos, la más laboriosa hasta dos mil 500.

Está ansioso, feliz, tranquilo, tiene una mezcla de emociones, porque sabe que sólo le quedan cuatro meses en este lugar, en el 2012 ingresó a este centro, pero antes había estado nueve años en una cárcel de Tabasco, donde aprendió el oficio de tejedor de hamacas: reconoce que se fue por el mal camino.

También te puede interesar: Alistan locales para venta de artesanías de internos

 

Antes de iniciar el recorrido artesanal por los pasillos de la Cárcel de Cancún, resumió su historia en haber “machetiao”(sic) a un sujeto que quería ingresar a la palapa de su mamá, en Valle Verde, para despojarla de la propiedad: le “voló” dos dedos.

Los dos años que lleva en prisión ha perfeccionado su bordado de hamacas, es el único que hace el tejido carioca (tejido cerrado) y el  crepe (tejido de dos caras), son los más complicados y laboriosos, esos los aprendió en Tabasco. A Jonas le cuelga de su oreja izquierda, un hilo amarillo que sujetan dos hojas de navaja de rasurar, pero dice que no es arete, aunque antes sí usaba: es con lo que corta los restos de hilo cuando está tejiendo.

Calculó que en la cárcel hay cerca de 150 tejedores de hamacas, hay de todos los estilos. Algunos están en los pasillos de las celdas del área de “El Cuadro”, otros en los alrededores del comedor. Los tejidos que hacen son sencillos, de agua, crepe, carioca y tapetillo. Raúl N, hace una hamaca con el escudo del equipo “Pumas”, es un encargo. En su celda tiene una “jumbo”, de su equipo preferido: “Cruz Azul”.

Vendedor o artesano que ve por los pasillos del centro, el tejedor de hamaca (Jona), les recomienda que muestren sus artículos porque el próximo sábado 28 de los corrientes los artesanos de la cárcel van a tener un módulo en un tianguis que se va a instalar en el Jardín del Arte, para ofrecer sus artículos a los visitantes.

Accesorios de belleza y creaciones Jossie y Alex”, tiene su mesa de exhibición al lado de los artesanos de hamacas. En las funciones de box internas siempre los promocionan para vender sus productos, anillos, pulseras, aretes, fundas para celulares, tienen precios que van de los 10 a los 25 pesos.

“El señor de los cinturones”, así le llaman a Don Juan, él se dedica a tejer cinturones de varios colores y modelos, trabaja por pedido, van de 90 a 120 pesos. El área de El Cuadro, es como si fuera la zona de tejedores de cualquier tipo de artesanía. En otra área, aparte son los artesanos de madera, elaboran cuadros, figuras, pero los precios no los sabe Jonas, porque no tiene mucho contacto con ellos.

Los creyentes de la “Santa Muerte” tienen una figurita de ella, que la hicieron los talladores de madera. La resguardan con mucha fe en un altar que tienen cerca de una sección conocida como “Almoloyita”. En el tianguis se exhibirán cerca de 125 hamacas de diferentes modelos, muebles, bolsas, maderas talladas, espejos, se tiene estimado que se lleven poco menos de mil piezas, desde la artesanía más pequeña hasta la más grande, según las autoridades carcelarias.

Los artesanos están contentos porque por primera vez sacan sus artículos fuera de las paredes de este centro. Todos ellos dependen de la venta de sus artesanías, con lo que ganan subsisten y ayudan a sus familias, dijo el tejedor de hamacas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios