24 de Septiembre de 2018

Riviera Maya

Caleceros, difíciles de controlar

Las autoridades aptas toman medidas que mitiguen las denuncias de los ciudadanos.

A pesar de que el servicio de paseo en calesas ya no es muy solicitado, aún hay turistas que recorren la isla montados en los carruajes. (Gustavo Villegas/SIPSE)
A pesar de que el servicio de paseo en calesas ya no es muy solicitado, aún hay turistas que recorren la isla montados en los carruajes. (Gustavo Villegas/SIPSE)
Compartir en Facebook Caleceros, difíciles de controlarCompartir en Twiiter Caleceros, difíciles de controlar

Irving Canul/SIPSE
COZUMEL, Q. Roo.- Siguen sin control las actividades de calesas; aunque según el director de Ecología y Medio Ambiente, Eliot Reyes Novelo, se intensificará la vigilancia. En las redes sociales se recibieron varias quejas por parte de lugareños que denunciaban el maltrato a los caballos utilizados para tirar de las calesas.

A pesar de la evidencia, pues un ciudadano compartió una fotografía donde se apreciaba como un equino caía, esto a consecuencia del exceso de trabajo y las altas temperaturas; el funcionario reveló que no tiene la facultad para impedir que los propietarios de los vehículos y caballos continúen trabajando.

Reconoció que “a nivel local se aplica con un 80% por ciento de efectividad el reglamento de control animal, y se espera que se apruebe el establecimiento de nuevos lineamientos que garanticen la salud de los equinos, pero en lo competente a las concesiones no se puede hacer nada”.

Dijo que por lo pronto supervisará el estado de salud de los animales de acuerdo con las normas que ya hay, para lo cual cuentan con un veterinario certificado, el mismo que se contrató para regular las acciones del rastro municipal y del centro de control animal.

Actualmente hay otorgadas 16 concesiones a siete personas, una de las cuales, José Julio Azcorra Méndez cuenta con 10 permisos y se tienen registrados 25 más, que según los tarjetones entregados por el municipio, les indica cual es el horario para usar a los jamelgos, en qué áreas e incluso cuántas personas pueden ir a bordo, siendo las máximas cinco, aunque no se especifica el peso mayor para cada calesa. Además los concesionarios deben realizar un informe sobre el estado de los animales y comprobar las condiciones en las que se mantienen cuando no están en uso.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios