Cancún: Sargazo provoca incremento de erosión en Quintana Roo

La marea de sargazo provoca la muerte de los pastos marinos que evitan la degradación de las playas.

|
(Paola Chiomante/SIPSE)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Durante los últimos cinco años, el sargazo ha provocado la muerte de cientos de hectáreas de pastos marinos en las costas de Quintana Roo, provocando a su vez graves problemas de erosión costera durante fenómenos meteorológicos.

Tras el paso de la tormenta tropical Cristóbal, las playas del Caribe mexicano sufrieron la pérdida de toneladas y toneladas de arena, con las consecuencias ambientales y económicas que eso implica.

También te puede interesar: Playa del Carmen: Desaparece Playa Caribe por erosión en Solidaridad

Gisela Maldonado Saldaña, consultora ambiental, expuso que con el paso de los años la erosión costera se ha ido haciendo más notable. A eso se le añaden las malas prácticas en la recolección de sargazo, donde diariamente se pierden kilos de arena que se va entre las macroalgas.

De acuerdo con investigaciones de la doctora Brigitta I. van Tussenbroek, investigadora de la Unidad de Sistemas Arrecifales de la UNAM, la marea marrón provoca que los pastos marinos cuenten con poco oxígeno y mueran.

La investigadora apunta que el “aporte” excesivo de nutrientes al agua disminuye su calidad y las vuelve aguas turbias. Las aguas del Caribe Mexicano son aguas oligotróficas, es decir, muy bajas en nutrientes, de ahí su transparencia y característico azul turquesa, por lo que el exceso de nutrientes modifica su composición original y altera el equilibrio ecológico.

Uno de los principales servicios ambientales que brindan los pastos marinos es la fijación de la arena y diluir la fuerza del mar, lo que evita que las playas se degraden.

Ante las afectaciones acumuladas de varios años, expuso Gisela Maldonado, lo que se observa es una mayor vulnerabilidad ante los fenómenos meteorológicos.

La también integrante del Grupo Tortuguero del Caribe refirió que esta degradación tendrá consecuencias en la anidación de quelonios en toda la costa, pues para las tortugas es de gran importancia la forma de inclinación de la playa.

Asimismo, al no contar con la protección contra la fuerza del mar que ofrecen las praderas de pastos marinos, los nidos quedan expuestos a la fuerza de las olas.

“Ya vemos serias afectaciones derivado de la fuerte degradación de estos pastos, lo que podría desencadenar otros problemas”, concluyó Gisela Maldonado.

Cargando siguiente noticia