|
A través de la alimentación intuitiva es difícil excederse. (Foto: Contexto/Internet)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Agencia
CANCÚN, Q. Roo.- ¿Quién no ha soñado alguna vez con poder comer lo que sea, cuando sea y la cantidad que sea sin tener que preocuparse ni un segundo por si el pantalón le volverá a entrar?

De seguro no hay quien no se sienta identificado con eso. Muchas generaciones atrás, antes de que aparecieran las millones de dietas y tendencias en alimentación que conocemos hoy, las personas comían intuitivamente. Es decir, se alimentaban cuando sus cuerpos les avisaban que lo necesitaban y no según la hora o costumbre, informa el sitio IMujer.com.

También te puede interesar: Descubre cómo preparar un <i>lunch</i> escolar nutritivo y divertido  

A su vez, no comían por el simple hecho de que “la comida estaba allí” como puede pasarnos, sino que escuchaban a sus cuerpos y dejaban de comer cuando se sentían satisfechos.

¿Por qué funciona?

Es muy importante no perder de vista que la principal razón por la que comemos es para nutrir a nuestro cuerpo y brindarle la energía que necesita para un buen funcionamiento. Es innegable que comer es placentero, pero la comida no puede dominar nuestra vida ni ocupar la mayor parte del día.

Y es por eso, que la alimentación intuitiva es ideal: uno come cuando su cuerpo le avisa que lo necesita y deja de comer cuando el cuerpo ya está satisfecho. De esta manera, es casi imposible excederse y aún así no sentimos ninguna privación.

A través de la alimentación intuitiva es difícil excederse, porque si escuchas a tu cuerpo dejarás de comer cuando te  indique que ya fue suficiente. De este modo, se habrá ingerido la cantidad que deseas sin sentirte con ganas de seguir comiendo.

¿Qué alimentos?

La alimentación intuitiva implica incluir todo tipo de alimentos, pero siempre teniendo en cuenta cuáles son los que verdaderamente nutren al cuerpo y cuáles se consumen por puro placer.  Por eso, como en cualquier plan de alimentación es importante incluir muchos vegetales, proteínas magras, grasas “buenas” y carbohidratos complejos, y siempre dejar espacio para nuestra comida favorita de vez en cuando.

Pero siempre tener en cuenta que en cualquier dieta equilibrada predominan los alimentos saludables y que la porción de aquellos "no tan sanos" debe ser menor.

¿Hacer más ejercicio implica poder comer más?

Si practicas ejercicio con mucha frecuencia, tu cuerpo demandará más energía naturalmente, lo que equivale a más alimentos. Pero algo que es muy importante tener en cuenta es que no tenemos que practicar ejercicio con el fin de poder comer más, sino para sentirnos mejor y proteger nuestra salud.

Ni tampoco tenemos que "comer más" porque gastamos más, el organismo por sí solo se encargará de pedirlo, y si no lo hace significa que es suficiente con lo que comemos. 

Respetar a tu cuerpo

Es esencial concebir a la alimentación como una necesidad para el cuerpo, sin pensar en que podemos subir o bajar de peso. Parte de respetar a tu cuerpo es escucharlo y también aceptarlo tal y como es. 

Adaptar esta forma de alimentación después de estar sujetos a tanto tiempo de control y cuenta de calorías, puede ser desafiante y hasta desconcertante.

Cargando siguiente noticia