|
Los regaños continuos y la falta de interés en los canes, pueden ocasionar estrés y depresión. (Foto: Contexto/Internet)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Agencia
CANCÚN, Q. Roo.- No es muy extraño notar, en algunas ocasiones, que los perros del hogar se encuentran decaídos, sin ganas de jugar o comer. En muchos casos se suele vincular con un tema estacional, o bien alguna posible enfermedad que se esté incubando, pero también se puede estar enfrentando ante un típico caso de depresión.

Extrañar a los dueños, paseos y regaños pueden ser los vinculantes de dicha patología cada vez es más común en las mascotas, informa el sitio SinEmbargo.mx.

Los animales presienten y sobre todas las cosas, sienten, un claro y principal motivo que puede causar una gran depresión: el hecho de quedarse solos en el hogar. En la actualidad las mascotas suelen pasar más tiempos solos que acompañados y tal como los humanos, existen algunos que lo resisten con mayor facilidad que otros.

También te puede interesar: ¿Duermes con tu mascota? Conoce los beneficios...

Los regaños continuos y la falta de interés en ellos, también pueden ocasionar episodios de estrés y depresión en los mejores amigos del hombre. Aunque la intención es entrenarlos para un buen comportamiento, la ansiedad y el tono elevado de la voz puede provocar una reacción inversa.

La falta de ejercicio puede ser otro desencadenante de la patología en cuestión, los animales disfrutan en demasía las salidas con sus amos. Paseos diarios permiten que las mascotas tengan un buen estado de ánimo como también una buena condición de salud.

Enfermedades 

“El estrés causa una depresión en el sistema inmunológico del animal, lo que conlleva a múltiples enfermedades. Incluso, desarrollan infecciones bacterianas en la piel que si no son tratadas oportunamente, pueden ser la puerta de entrada para más enfermedades”, señaló la veterinaria Laudia Cazañas a El País.

Cuando se nota un cambio repentino en el comportamiento del can es necesario analizar en profundidad cuál pudo haber sido la causa que lo generó y en caso de no encontrarla, una consulta con el veterinario resulta fundamental para descartar algún tipo de enfermedad, señala la especialista Cazañas.

Cargando siguiente noticia