20 de Octubre de 2018

Quintana Roo

¿Sabes cómo es el diablo realmente? Te vas a sorprender

La imagen tradicional de satanás incluye cuernos, pezuñas, cola y un tridente en la mano.

La imagen del diablo ha cambiado  a través de generaciones de artistas y escritores. (Contexto/Internet)
La imagen del diablo ha cambiado a través de generaciones de artistas y escritores. (Contexto/Internet)
Compartir en Facebook ¿Sabes cómo es el diablo realmente? Te vas a sorprenderCompartir en Twiiter ¿Sabes cómo es el diablo realmente? Te vas a sorprender

Agencias
CANCÚN, Q. Roo.- La imagen que tenemos del diablo incluye cuernos, pezuñas, cola y un tridente en la mano, pero ¿cómo surgió esa idea?

El portal de la BBC explica que durante cientos de años, el diablo cristiano no aparecía en el arte religioso. Cuando eventualmente hizo su aparición, era azul y no tenía ningún cuerno ni pezuñas.

También te puede interesar: Hablamos con el Diablo y esto fue lo que nos dijo

La familiar imagen que tenemos de él surgió a través de generaciones de artistas y escritores que tomaron lo poco que dice la Biblia sobre Satanás y lo fueron reinventando a lo largo del tiempo.

En la Biblia, un personaje misterioso es expulsado del cielo por rebelarse contra Dios. La caracterización de Satanás como un ángel caído se deriva de esa tradición.

1.- El diablo medieval (1260)

En la Edad Media surgió un retrato de Satanás más reconocible.

Fue una época de inmenso sufrimiento, que se empeoró con el brote de peste bubónica, la pandemia más devastadora de la historia humana, que mató a millones en toda Europa.

Como la Iglesia no podía proteger a los creyentes de la enfermedad, las representaciones de Satanás se centraron en los horrores del infierno, reflejando el estado de ánimo del momento y recordándoles a los fieles que se abstuvieran de pecar.

2.- Propaganda endiablada (1535)

Hay una larga tradición de asociar al diablo con los enemigos del Cristianismo dentro y fuera de la Iglesia.

Cuando la Iglesia se dividió durante la Reforma, tanto los católicos como los protestantes se acusaron mutuamente de estar bajo la influencia del diablo.

La propaganda utilizó imaginería juguetona y grotesca para mostrar la corrupción.

3.- Hechizos y seducción (1500-1600)

A principios del período moderno, se acusaba a personas de hacer pactos con el diablo y practicar brujería. Satanás a menudo era representado como un seductor y se consideraba que las mujeres eran particularmente vulnerables a sus encantos.

Las imágenes mostraban mujeres en confabulaciones sexuales con el diablo, aprovechando la tradición de condenar a las mujeres a ser el sexo débil, más dadas a caer en el pecado por ser incapaces de dominar sus deseos carnales.

Si Satanás lograba corromper los cuerpos de las mujeres, era una amenaza para la seguridad, santidad y hasta la fertilidad de la comunidad.

4.- Un diablo iluminado (1600-1800)

Los escritores y pensadores del movimiento de la Ilustración, durante el Siglo de las luces, reinterpretaron la historia del diablo para que se ajustara a las preocupaciones políticas de su época.

John Milton describió un Lucifer psicológicamente complejo en su poema "Paraíso perdido", que cuenta la historia de la caída en desgracia de Satanás.

Mientras que los textos religiosos anteriores habían examinado la motivación de Satanás para condenarlo, el Lucifer de Milton es un personaje atractivo y solidario queencarna los sentimientos de rebeldía del republicanismo del siglo XVII.

Para algunos artistas románticos y de la Ilustración, Satanás era un rebelde noble que libraba una batalla contra la tiránica autoridad de Dios.

5.- Animal político (1900-2000)

Cuando la ciencia pudo explicar la muerte, la enfermedad y los desastres naturales, el diablo fue el más amenazado.

¿Había lugar para Satanás en un mundo laico? Fue entonces cuando un diablo urbano y sofisticado entró a la escena.

Siguiendo una larga tradición de identificarlo con enemigos políticos y religiosos, el diablo se usó para ilustrar a la oposición política en caricaturas y sátiras.

Además, Satanás encontró su lugar en el mundo comercial, al convertirse en sinónimo de indulgencia pecaminosa, por lo que aparece en propagandas para vender desde chocolates y champaña hasta autos de lujo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios